10 COSAS QUE


10 investigaciones hechas con juguetes

Robots, osos, cubos de Rubik y patitos de goma han sido útiles a la ciencia.

La aplicación de muchos juguetes en experimentos se relaciona con comportamiento infantil

1.- CUBO DE RUBIK “EN SU TINTA”
¿Aceptará el arquitecto húngaro Ernö Rubik, inventor del adictivo cubo, al pulpo como animal de compañía? Porque los cefalópodos sí aceptan de buen grado este juguete. Cuando menos los ejemplares de veinte acuarios
europeos a los que en el verano de 2008 se les facilitó el cubo para ver si eran zurdos o diestros, o si usaban indistintamente todos los tentáculos para manipular. Esto sirvió para descartar la idea de que los pulpos tienen
cuatro brazos y cuatro patas. En realidad, los tentáculos son seis brazos con los que manipulan objetos, y el otro par les sirve para propulsarse. Eso sí, ningún octópodo resolvió el rompecabezas cúbico.

2.- BEBÉS QUE APRENDEN A CAZAR PATITOS... PERO DE GOMA
La aplicación más lógica de muchos juguetes en experimentos científicos se relaciona con el estudio del comportamiento infantil. Un equipo de la Universidad de Washington realizó un estudio en el que varios bebés fueron tentados con unos patitos amarillos, situados fuera del alcance de su mano pero que podían atrapar con la ayuda de un gancho. Se colocó a los chiquillos en dos grupos. A los primeros se les entrenó para utilizar la herramienta, mientras los segundos se limitaron a ver cómo un adulto realizaba la misma acción. Como resultado, los primeros fueron capaces de atrapar el juguete, lo que demuestra que ya en esa primera fase de la vida la experiencia es más importante en el aprendizaje que la mera observación.

3.- ROBOTA NO ES FAMOSA
Es una muñeca especialmente preparada para realizar estudios con niños autistas. Creada por el equipo de Aude Billard (Universidad de California), el propósito de Robota es fomentar la interacción, defi ciente en niños con esta dolencia. Para ello, imita sus ademanes de manos y cabeza, captados por una cámara que Robota lleva en su abdomen de plástico. Tambien memoriza y repite frases simples, lo que genera la sensación de que aprende a hablar, y baila al ritmo de la música que emana de la computadora a la que está conectada.

4.- UN MINIHELICÓPTERO VIGILA A MOBY DICK
Un refrán dice: “No despiertes al león que duerme”. Esto no es precisamente un león, sino una ballena. ¿Cómo hacer, entonces, para acercársele sin correr el riesgo de que nos sacuda con su poderosa cola? La veterinaria marina Karina Acevedo-Whitehouse encontró el modo: con un pequeño helicóptero dirigido por control remoto, similar a los que fabrican los aficionados al aeromodelismo. Su misión es recolectar muestras del material que expelen los espiráculos del cetáceo con el fi n de estudiar sus patógenos. Para ello, la placa que posee el vehículo contiene unas cápsulas de cristal a las que se quedan adheridas las partículas biológicas cuando se condensa el vapor de agua expulsado por el animal.

5.-JUGUETES SEXISTAS PARA LOS MONOS
¿Determina el sexo el gusto por ciertos juguetes? Así parece, a la vista de un experimento con monos rhesus realizado en el Centro de Investigación de Primates de Atlanta. Treinta ejemplares de ambos sexos tuvieron que
escoger entre coches y muñecas. El resultado fue que los machos eligieron los vehículos, y las hembras, las muñecas. A juicio de los investigadores esto implica que en la tradicional división de juguetes para niños y niñas puede haber un componente innato.
 
6.- EL CAPITÁN CLIC
Gracias a los clics, físicos de la Universidad de Lyon resolvieron el fenómeno “efecto aguas muertas” que impulsa a las naves en reversa. Usando una barca en un tanque, vieron que al confluir masas acuosas de distinta salinidad, el líquido se distribuía en capas y se formaban olas submarinas cuyas ondas alteraban el rumbo de la embarcación.

7.- ROBOT ANDARÍN PARA VOYEURS
Un grupo de personas observó a otras mientras jugaban a montar un Tinkertoy, un robot caminante muy popular en Estados Unidos que apareció en la película Toy Story. Se escaneó la actividad cerebral de todos ellos (observadores y participantes activos), y se descubrió que las áreas
en funcionamiento eran las mismas en ambos grupos. Esto llevó a los investigadores a deducir que ver a alguien mientras hace algo que luego se imitará es clave para el aprendizaje.
 
8.- LA MICROGRAVEDAD ES TAMBIÉN COSA DE NIÑOS
Buzz Lightyear, otro de los protagonistas de Toy Story, hizo realidad su sueño de ser héroe espacial. En mayo de 2008 Buzz abordó el Discovery como parte de un proyecto dirigido a los niños que les enseñaba cómo se comportan los juguetes en el espacio. En misiones anteriores los astronautas ya habían grabado videos para los más pequeños en los que les mostraban cómo actúan una hélice, un trompo y otros objetos en un ambiente de microgravedad.

9.- ROMPAN FILAS Y... ¡A JUGAR!
La relación entre la industria de los juguetes y la militar es estrecha. Así lo demuestra el divertido Muelle Slinky, inventado por un ingeniero naval cuando trataba de crear un elemento que mantuviera fijos los sensores de un buque de guerra. En el caso contrario está el Hydrogen Fuel Rocket, un coche de juguete propulsado por el fenómeno llamado electrólisis del agua. El ejército de EU le pidió a su fabricante diseñar, con base en esta técnica, un fusil para impulsar proyectiles.

10.- LOS OSOS MÁS ESTRATOSFÉRICOS
El 1 de diciembre de 2009 se envió a cuatro ositos de peluche a la estratosfera, a 30 mil metros de altura, en un globo meteorológico. Objetivo: estudiar qué materiales ofrecen mayor aislamiento térmico a los –50 ºC que se dan a esas alturas.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS