*

10 COSAS QUE


5 museos para dudar antes de entrar

Los hay de demonios, criminales, de baños y hasta de órganos sexuales.

Conoce algunos de los museos más extraños del mundo.

El museo nació originalmente como el templo donde las musas solían ir. Para la edad moderna representa el lugar donde arte y ciencia dejan ver las maravillas que el ingenio del hombre ha logrado, ya sea para descubrir los misterios de la naturaleza o crear y desvelar el misterio de la libertad humana. Pero estas maravillas no siempre dejan escapar una exclamación de admiración sublime. En algunos casos, la expresión puede no ser tan noble, como en estos ejemplos:

1.Museo Falológico
En la volcánica isla de Islandia, Sigurōur Hjartarson, un antiguo profesor de historia, guarda una colección de 246 penes de 47 especies de mamíferos terrestres y marinos del país. Inició su afición con penes de ballenas en 1974, regalados por colegas “para jugarme una broma”, dice, y fundó el museo en Reikiavik en 1997. Siete años después lo trasladó a Húsavik, en el noreste del país. Los órganos están expuestos en vitrinas, frascos con formaldehido y embalsamados en las paredes de la exposición. Hasta el año pasado, no contaba con ningún ejemplar homo sapiens sapiens, pero un islandés de 95 años, convencido de que la donación le aseguraría la conservación de su fama como “mujeriego juvenil”, decidió en su testamento donar el suyo a esta causa científica. Falleció en enero de 2011.

2.Museo Parasitológico de Meguro
Descubrir a los habitantes indeseables, aunque no necesariamente dañinos, de nuestros estómagos, intestinos y otros órganos y cavidades, puede ser la aventura para el siguiente fin de semana. Para ello sólo hace falta trasladarse a la ciudad de Tokio, en Japón, donde 45000 individuos de 1500 especies se conservan en frascos con una solución al 5% de formaldehído. Todos ellos han vivido dentro de otro animal. Lombrices, solitarias, ácaros, chinches se dan cita en este edificio, fundado con fines educativos y de investigación. El museo fue iniciado por el  Dr. Satoru Kamegai en 1953, y desde sus inicios ha colaborado con instancias públicas y privadas, manteniendo con un cuerpo propio de investigadores y voluntarios, un papel importante en la difusión del conocimiento parasitológico en el mundo. El museo es gratuito y abre todos los días, excepto los lunes, de 10 am a 5 pm.

3.Museo del demonio
Dedicado a seres que nos acompañado desde tiempos inmemoriales en, prácticamente, todas las culturas del mundo, pero que nadie quisiera tener frente a frente. El pintor Antanas Žmuidzinavičius (1876-1966) inició la colección de esculturas que representaban demonios, con las cuales se fundó el museo en la ciudad de Kaunas, Lituania, después de su fallecimiento. En aquel momento, los ejemplares sumaban 260, pero han aumentado hasta ser ahora 3000 artículos que incluyen artesanías, souvenirs, instrumentos, obras de arte en materiales como madera, vidrio, tela, porcelana y papel. También se incluyen máscaras y representaciones de brujas y otros personajes mitológicos. El crecimiento de la colección provocó la construcción del museo actual, que se inauguró en 1982. Entre las esculturas de la colección, destaca una que representa a Hitler y Stalin como demonios ejecutando una danza de la muerte en un campo de juegos tapizado con huesos humanos.

4. El museo Sulahb de baños e inodoros
Nadie había pensado en rendir homenaje a la tecnología que ha permitido a los seres humanos hacerse cargo de sus desechos naturales con eficiencia. Nadie, hasta que el Dr. Bindeshwar Pathak inició este singular museo en la ciudad de Nueva Delhi, en India, cuando era parte de una organización voluntaria de sanidad en el país asiático. Su idea era otorgar un lugar de honor a estos inventos, para fomentar su uso por parte de la población. Le llevó a reunir una colección de fotografías y ejemplares de inodoros y bacinicas que permiten conocer la evolución de este sistema desde hace 2500 a.C. También cuenta con una colección de poemas sobre esta escatológica materia.

5. Museo del Crimen
Un almacén donde se guardaban propiedades de prisioneros condenados en Inglaterra fue el inicio de esta colección que la policía metropolitana de la capital inglesa, mejor conocida como Scotland Yard, abre al público. La exhibición tiene como fin la formación de los futuros investigadores. Este era el objetivo de su fundador el inspector Neame que en 1875 ya contaba con material suficiente para la apertura, pero su traslado a otra región del país a finales del año, provocó que el museo permaneciera cerrado dos años más. El “Museo Negro”, como lo bautizó un periodista que acudió a su inauguración, fue abierto el 6 de octubre de 1877 y hasta ahora no puede ser visitado, sino por miembros de la policía o investigadores forenses y legales. Exhibe, en sus dos habitaciones, instrumentos usados por asesinos famosos como Jack el Destripador o Charlie Peace e información sobre los más célebres casos de asesinatos, envenenamientos, atentados, robos de banco, espionaje y secuestros. Varias celebridades y los miembros de la familia real han sido invitados de honor en el museo, pero el público en general está aún excluido de estos misterios de la historia de la policía más famosa del mundo.
 

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS