*

NOTICIAS


Pastillas para una supermemoria

¿Cómo sería poder tomar una píldora que nos ayude a aprender nuevos idiomas y a recordar?

Conoce el posible escenario que desatará la nueva pastilla para la memoria

Incrementar nuestra memoria no es ciencia ficción. Actualmente diversos  fármacos se encuentran en ensayo clínico o podrían estar en el mercado en menos de cinco años.

Estos fármacos también se conocen como “drogas inteligentes” o nootropicos, que viene de noos, “mente” y tropei, “fomentar”.

A inicios de los noventa surgieron libros que recomendaban dietas, fórmulas o plantas para mejorar el funcionamiento del cerebro, y en la actualidad existe un gran mercado para esos productos. Sin embargo, aún es necesario investigar más acerca de sus benefi cios.

Otros fármacos se basan en investigaciones de cómo funciona nuestro cerebro. Eric R. Kandel, científi co que recibió el Premio Nobel por sus estudios sobre el aprendizaje y la memoria, halló que el aprendizaje ocurre a nivel de las sinapsis (la unión entre dos neuronas), y que la sinapsis se puede facilitar al activar una proteína conocida como CREB.

Esta proteína tiene un papel muy importante en el aprendizaje de animales de laboratorio.

En 1998, Kandel fundó una compañía llamada Farmacéutica de la Memoria, en la que se está trabajando en el desarrollo de fármacos que incrementen la cantidad de CREB en el sistema nervioso humano y así facilitar la formación de memorias a largo plazo.

Una de las sustancias más prometedoras es la MEM1414, y si los ensayos clínicos funcionan adecuadamente, este fármaco podría  salir al mercado en 2012.

Algunos otros fármacos se están desarrollando con base en otros mecanismos cerebrales.
 
Para que una neurona incremente naturalmente la CREB, es necesario abrir ciertos canales de su membrana para que permita el paso de iones positivos dentro de la célula.

El MEM1414 podría salir al mercado en el año 2012.

Estos iones disparan una cascada de eventos que llevan a la activación de CREB. Uno de estos canales es conocido como NMDA.

En 1999, Joseph Tsein descubrió que incrementar el número de receptores NMDA en el hipocampo de ratones (área del cerebro involucrada en la memoria) aumentaba su memoria espacial.

A raíz de este hallazgo, en Pennsylvania, EU, están tratando de desarrollar fármacos para incrementar estos receptores.

Sin embargo, aún se requiere evaluar sus efectos secundarios y ver si podrían intensificar otros procesos, como la percepción del dolor.

Además, será necesario resolver problemas éticos relacionados con proporcionar a  niños, adolescentes y adultos píldoras que eleven funciones como la inteligencia, la memoria y la atención.

Originalmente publicado en la edición 164 de la revista Quo.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS