NOTICIAS


Ni penacho ni de Moctezuma

Lo que se reclama como un símbolo nacional, es en realidad un gran misterio.

El penacho es la Mona Lisa de México, pero ¿de verdad lo usó Moctezuma?

Berlín, Alemania - El penacho es la Mona Lisa de México. Es una pieza de arte de la que todo mundo ha escuchado hablar pero que pocos han podido ver.

Aparece dibujado o fotografiado en libros de texto, solo o sobre la cabeza del noveno tlatoani Moctezuma Xocoyotzin, a blanco y negro o en su brillante color verde esmeralda.

De ser entendido como una corona del último emperador mexica, científicamente ha sido clasificado como uno más de los cientos de regalos que llegaron de México a Europa.

Lo que se reclama como un símbolo nacional, es en realidad un gran misterio: ¿cómo llegó a Europa?, ¿fue un regalo especial o solo uno de tantos más?, ¿de verdad no lo uso Moctezuma?, ¿por qué se le atribuye?, ¿de qué parte de México proviene?... ¿Volverá a México?

Un pedazo de ideología

Christian Feest etnólogo de 66 años, experto en indígenas de América del Norte, se comenzó a dedicar al penacho en algún momento en los años ochenta y habla de él como si acabara de descubrirlo.

Es un pedazo muy importante de la consciencia de México, de su ideología. Y es curioso que no hay nada para leer en español al respecto”
Christian Feest. Etnólogo.

Durante una parte del siglo XX hubo muchas discusiones sobre si el penacho era un delantal o una capa. Según Feest, ningún mexicano se interesó en participar en el debate.

En las Cartas de Relación de Hernán Cortés, el penacho quedó inscrito como un regalo. Así llegó al continente europeo. Viajó en barco, entró por España y, por la familiaridad de la corona española con las coronas de otros países europeos, llegó a Bélgica.  Después apareció en Austria.

¿Por qué el Imperio azteca de Moctezuma haría un regalo al conquistador Cortés? La investigadora española Paz Cabello, experta en Arte de las Américas y jefa de Conservación del Patrimonio Nacional Español, lo explica desde el punto de vista del Viejo Continente: “Cortés llega al Nuevo Mundo y quiere ganarse el derecho de conquistador.

Para obtener los papeles que le dieran ese derecho desde España, comienza a describir a la gente que ve como un grupo humano altamente valioso, y no como salvajes. En ellos ve una sociedad elaborada y para ello comienza a mandar crónicas (las Cartas de Relación) y regalos”, dice por teléfono desde Madrid.

Construccion penacho de moctezuma


Según la investigadora, el primer lote de regalos partió rumbo a España sin que Cortés hubiera llegado siquiera a Tenochtitlán, donde estaba Moctezuma. El penacho era tan solo uno de los cientos de obsequios que llegaron a Europa.

En el siglo XVI, cuando los centros mineros de Europa Central estaban agotando sus reservas, los objetos de oro y plata, muchos a manera de trabajos de orfebrería, eran vistos como los más preciados.

“El penacho fue entonces algo curioso. ¿Quién se iba a poner eso en la cabeza? Las plumas eran tan largas que se lo vio más bien como un faldellín. Europa tenía sus propios ornamentos de plumas, como las de avestruz que después popularizó María Antonieta, y que eran cortas y elegantes de usar. El penacho era más bien algo demostrativo de un nuevo mundo”, señala Cabello.

La pregunta en el Viejo Continente de quién se pondría eso en la cabeza bien podría trasladarse al Nuevo Continente: ¿quién usó semejante ornamento? El imaginario popular nos hace ver a Moctezuma con 400 plumas de quetzal sobre la cabeza, y los concheros que suelen danzar en el Zócalo de la Ciudad de México ayudan a reforzarla.

Estamos investigando la técnica artesanal con que fueron unidas las plumas, la base de madera que las sostiene, las redes y la forma de los nudos. También hablamos con ornitólogos para ver qué alimentación habían tenido las aves.Y con todo ello poder ver de dónde eran las aves y dónde pudo haber sido configurado el tocado. Pero todavía no estamos tan avanzados en el proyecto”
Christian Feest. Etnólogo.

El penacho es asociado con los dioses Quetzalcóatl y Tezcatlipoca, lo que explica el uso de las plumas; era parte de una indumentaria que se usaba para representar a alguno de los dioses y el regalo habría llegado a Europa con el respectivo atuendo. Incluso habrían sido cuatro juegos de atuendos, pero los estudiosos dicen que hace falta cotejar mejor las listas de regalos para comprobarlo.

Lo que parece un hecho es que el penacho no era un símbolo de jerarquía. No lo usaban los tlatoanis. El investigador mexicano Miguel Gleason, experto en arte mexicano en Europa desde hace 20 años y radicado en París, y Feest, refieren a los códices Durán, Mendoza y Florentino donde se ve que los tlatoanis solo usaban una pequeña corona azul sobre la cabeza.

Si hay evidencias de que el penacho no era de Moctezuma, y de que ni siquiera lo vio, ¿por qué se le ha dado entonces el nombre de Penacho de Moctezuma?

Existe la tendencia de adjudicar las cosas a un personaje importante. Así ha sido en Europa desde el siglo XVI para que los comerciantes dieran más valor a sus piezas y los coleccionistas tuvieran mejor reputación”.
Miguel Gleason.

Es así como Moctezuma, el tlatoani azteca que la historia muestra como débil, indeciso y líder de una nación derrotada, en Europa empieza a cobrar una imagen de grandeza, la de un emperador fuerte que gobierna cómodo desde una silla.

En el siglo XVIII surgieron óperas dedicadas al tlatoani como las de Antonio Vivaldi (1733), Josef Mysliveček (1771), Carl Heinrich Graun (1755) y Zingarelli (1781), y en siglos posteriores, Montezuma, de Roger Sessions (1963) y La Conquista, de Lorenzo Ferrero (2005), o la pieza de teatro Der weisse Heiland (El salvador blanco), del escritor alemán Gerhart Hauptmann (1923).

El libro de la verdad

Desde febrero de 2010, México y Austria participan en estudios y restauraciones del penacho. Ambos equipos de investigación, entre ellos ornitólogos, han hecho tomas infrarrojas y trabajado en las posibles formas de suspensión para evitar que la vibración destroce las plumas.

Estos investigadores valorarán cuán factible es llevar el penacho de regreso, como préstamo, a México. Por lo pronto un nuevo debate estaría por abrirse en México cuando el Instituto Nacional de Antropología e Historia publique, a finales de 2011, un libro con los resultados de las investigaciones más recientes, donde vendrán cosas que ya se saben, como que no es de Moctezuma y que antes que ser un penacho o corona real, es un tocado de plumas que se usó para representar dioses.

También se incluirá parte de las nuevas investigaciones sobre el origen de las plumas y de la base –de madera, papel e hilos– que sostiene las plumas de quetzal. El etnólogo austriaco Christian Feest colabora activamente en el libro.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS