NOTICIAS


Los efectos del alcohol en el cerebro

El alcohol no solo puede hacernos perder amigos, sino también masa gris.

Al beber por 30 o 40 años, se pierden 105 gramos de cerebro.

Los efectos “placenteros” del alcohol han sido conocidos, quizá por la humanidad entera, desde los principios de su historia, ya que las condiciones necesarias para su producción han existido desde hace milenios: azúcar, agua, levadura (un tipo de bacteria) y temperatura adecuada. El proceso mediante el cual estos elementos se mezclan para formarlo se conoce como fermentación.

Contrariamente a lo que mucha gente piensa, esta bebida es un depresor del sistema nervioso. Aquellas personas que sienten que pueden hacer muchas cosas como hablar, manejar y bailar después de haber ingerido algunos tragos en realidad se equivocan. Ese estado aparente de bienestar y relajación proviene de la desinhibición que resulta de la depresión de mecanismos inhibitorios.

Hay quienes consideran que los efectos del alcohol no nos hacen realmente felices, ya que su abuso destruye células cerebrales. Algunos estudios científicos han estimado pérdidas de hasta 60 mil neuronas diarias y, aquellos que beben durante 30 o 40 años, se quedan con cerebros que pesan 105 g menos.

Además, diversos factores infl uyen en la manera en que el alcohol afecta. Entre ellos, edad, género, condiciones físicas, cantidad de comida que la persona ha ingerido, así como otras drogas y medicinas que se estén consumiendo.

Todo depende de las dosis por hora: 1-3 tragos ocasionan relajación y desinhibición; 4-6 causan alteraciones en el habla; pensamiento y juicio; 7-9 tragos causan alteración en reflejos, incoordinacion, visión doble y agresividad; 10 tragos ocasionan intoxicación profunda, y 20, muerte por depresión respiratoria.

Ninguna persona puede conducir si tiene más de 0.8 gramos de alcohol por litro de sangre. Esto equivale a tomar cuatro copas (por ejemplo, una es igual a un caballito de tequila) en cuatro horas.

Por otro lado, debe tomarse en cuenta que el consumo de alcohol empieza a ser un dilema, que puede ser profundo, cuando interfiere con la capacidad de una persona para desenvolverse con normalidad en su trabajo o en sus relaciones personales, y cuando no puede controlar su deseo por ingerir bebidas alcohólicas.

También lee: ¿Es posible evitar padecer la "cruda"?

La línea divisoria entre abuso y dependencia se basa en la aparición de dos factores: tolerancia a los efectos del alcohol (cada vez se requieren mayores cantidades de este para tener el mismo efecto) y la aparición de síntomas de abstinencia cuando se deja de tomar.

Entre las manifestaciones que identifican a individuos en transición del abuso a la adicción está tomar para curarse la cruda. ¿Salud?

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS