NOTICIAS


Los 10 mandamientos de la ciencia

Conoce y práctica el décalogo para ejercitar tu mente y cambia tu vida.

Meditación, memoria, ejercicios para la mente y más secretos para consentir a tu cerebro.

1.-  Aplica el método loci y afirma la memoria
Cuenta la leyenda que con este método griegos y romanos podían memorizar grandes cantidades de información fácilmente.
- Piensa en un entorno familiar (y recórrelo con la memoria.
- Repite el recorrido hasta tener muy bien relacionadas en la memoria todas las características
visuales del entorno.
- Todo aquello que tengas que memorizar (datos, fecha, nombres) relaciónalo con una imagen visual que llame tu atención (un florero lleno de longanizas, un frasco de ojos) y coloca las imágenes en diversos lugares (loci, en latín) del recorrido visual previamente memorizado.
- Para recordar las imágenes (y los datos), sólo haz el recorrido como si visitaras un museo y las imágenes de la información irán apareciendo.

2.- Mete tu cerebro a un gimnasio
Habilidades como la velocidad de respuesta, la flexibilidad del pensamiento o la memoria pueden ser mejoradas invirtiendo 10 minutos diarios con herramientas tan sencillas como internet.

En el ciberespacio existe un sitio magnífico para ejercitar distintas áreas del pensamiento: Cognitive Labs (cognitivelabs.com) donde, sin costo alguno, se pueden hacer pequeños exámenes que miden la velocidad de reacción y la memoria así como entrar a su gimnasio cerebral.

 3.- Disciplínate: gana fuerza y paz
Un estudio realizado en la University of Wisconsin School of Medicine and Public Health determinó que la meditación activa las regiones del córtex prefrontal cerebral involucradas en la concentración, de manera que quienes la practican poseen una mayor capacidad para enfocarse.

4.- Cultiva tu religiosidad
Un experimento realizado por psicólogos en la Universidad de la Columbia Británica, en Canadá, encontraron que los voluntarios que usaban conceptos divinos en un juego de palabras, posteriormente mostraban mayor disposición a compartir con los demás.
 
5.- Toma una cosa a la vez

De acuerdo con estudios publicados en el Journal of Experimental Psychology- Human Perception and Performance, realizar varias tareas simultáneamente tiene un costo en términos de eficacia. El cerebro
tarda cierto tiempo en asimilar una tarea. Lo mejor es hacer una tarea y no emprender otra hasta concluir la primera.

6.- Memoriza en voz alta
Un estudio de la Universidad de Maryland encontró que la vocalización de un texto ayuda al proceso de memorización. Así pues, una de las mejores maneras de aprender cosas es leer un texto o una lista de conceptos en voz alta.

7.- Duerme una siesta rápida
El secreto (de acuerdo con investigaciones hechas por la University of Britain at Loughborough, en Gran Bretaña) involucra cafeína.
1. Tómate una taza de café.
2.  Inmediatamente después “échate una pestaña” de no más de 15 minutos.
3. Despierta y ponte a andar.
4. Mientras tu cuerpo descansa durante el sueño, la cafeína neutraliza el efecto de una sustancia llamada adenosina, responsable de la sensación de somnolencia.

8.- Vive en pareja
Un estudio de investigadores de la Universidad de Chicago encontró que la vida en soledad hace que las experiencias estresantes del organismo no se asimilen adecuadamente, causando que el proceso de envejecimiento de la mente se acelere.

Las personas solitarias resultaron tener una constante liberación de adrenalina, hormona que los hace vivir en un permanente estado de alerta, lo que puede alterarles el descanso o provocarles sentimientos de miedo o ansiedad.

9.- Paga deudas nocturnas
Saca el promedio de horas de sueño a la semana. Si es inferior a siete horas diarias, estás en deuda contigo mismo. La mayoría de las personas carga una “deuda de sueño”. Y se pagan altos intereses por ella. Déficit cognitivo y físico, somnolencia, dificultad para concentrarse, para tomar decisiones, bajas del sistema inmunológico e, incluso, tendencia a tener accidentes, son algunas de las facturas.

10.- Sé feliz
Según Daniel Gilbert (psicólogo y académico en el Massachusetts Institute of Technology), la felicidad ayuda a tener una mejor mente, pues la mantiene despejada de problemas emocionales que afectan su desempeño. Y aunque no hay recetas para esto, el investigador ofrece un consejo general: que tu felicidad sean objetivos fáciles de lograr: una taza de café, una sesión de sexo, una buena comida.