*

NOTICIAS


8 verdades para ser auténticamente verde

Los árboles jovenes no limpian la atmósfera y otras cosas que debes saber...

Al intentar ser ecológicos, a menudo nos olvidamos de ser lógicos antes que eco.

1. LOS ÁRBOLES JÓVENES NO LIMPIAN LA ATMÓSFERA
Un árbol comienza a absorber CO2 sólo a partir de los 20 años. Hasta entonces emite más de este gas (que no es tóxico para el hombre, pero sí muy dañino para el clima) del que asimila. Esto quiere decir, según nos comenta Joan Feliu, ingeniero de montes que ha trabajado en el Instituto Forestal Europeo, que “el efecto no es inmediato: la realidad es que cuatro árboles de cinco años no absorben el mismo CO 2 que uno con más de 20”. A partir de ese momento se hace cargo de unos 750 kg de CO2 hasta llegar a los 55 años. Al morir vuelve a soltar a la atmósfera todo el gas que ha acumulado.

2. LAS VACAS CONTAMINAN MUCHO
Una vaca emite al año 150 kg de metano, 95% del cual es expulsado en sus eructos. Esto se debe a la fermentación de materia orgánica que se produce en sus cuatro estómagos. Una res orgánica produce 8% menos leche que sus amigas hormonadas, así que son necesarias 25 vacas “verdes” para dar tanta leche como 23 de sus congéneres “industriales”. Además, requieren más tiempo para el engorde, lo que significa más contaminación. Y su manera de alimentarse, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, las lleva a producir casi el doble de metano que un ganado menos verde.

Un kg de metano calienta 23 veces más la Tierra que un kg de CO2.

3. LA CALEFACCIÓN ES PEOR QUE EL AIRE ACONDICIONADO
Enfriar una habitación siempre es más eficiente que subir la temperatura, pues se requiere mucha menos energía para ello. Por cada grado que se reduce la calefacción, el ahorro es de 7%. En este sentido, las cifras son tan altas que, de acuerdo con datos del satélite ambiental Envisat de la Agencia Espacial Europea, la mitad de las emisiones de CO2 en Europa (donde casi todas las casas cuentan con clima artificial) son producidas por sistemas de calefacción que utilizan fuentes de energía (gas y carbón) más contaminantes que el aire acondicionado (sólo electricidad).

1ºC menos en la calefacción evita hasta 300 kilos de emisiones de CO2 por casa al año.

4. EL AMAZONAS NUNCA FUE EL PULMÓN DEL PLANETA
Es cierto que el Amazonas concentra 30% de la biodiversidad del planeta y que regula el clima. Pero no es su pulmón. Operar como tal es una función de los océanos, y en particular, de unos organismos mínimos que habitan en ellos: el fitoplancton. Estos bosques marinos generan, entre otras, moléculas de monóxido de yodo y bromino que se unen al ozono (tres atomos de oxígeno, O 3) y le roban uno, dejando sólo el O2: oxígeno. Gracias a esto, los océanos son responsables de la generación de cerca de 50% de nuestro oxígeno, al tiempo que restauran la capa de ozono.

Los mares de la Tierra absorben 50% del CO2.


5. MÁS VALE COCHE VIEJO QUE HÍBRIDO POR ESTRENAR
Si viajaras en un híbrido, como el Toyota Prius, podrías ir al trabajo en él y contaminar menos. O podrías desplazarte en un viejo Seat y emitir menos CO2 aún. Para fabricar un Prius se necesitan unas 25 mil 200 millones de calorías. En cada litro de combustible hay cerca de 7 millones de calorías. Por lo tanto el Prius, antes de salir a la calle, ya ha consumido el equivalente a más de tres mil litros de gasolina. Si pensamos en esta energía en términos de emisión de CO2, el Prius no habrá pagado su deuda ecológica hasta que haya sumado un kilometraje de 70 mil.

El Peugeot 308 y el Nissan XTrail generan igual cantidad de CO2.

6. EL FUEGO CONTROLADO TIENE SU LADO BUENO
Armando González-Cabán, quien pertenece al Laboratorio de Investigación de Incendios Forestales del Suroeste del Pacífi co, en California, sostiene que “hay varios ecosistemas que dependen del fuego para subsistir y que se han desarrollado con él.
Estos ecosistemas existen en todo el mundo: en California, en África, en Europa. La realidad es que un incendio pequeño puede quemar todo el matorral y renovar un bosque entero. El sistema del chaparral, típico del sur de EU, se puede incendiar hoy y en dos o tres meses se ha regenerado por completo.”

Se estima que 21% de los bosques necesita arder
para regenerarse.

7. CHINA NO ES LA CULPABLE DEL CAMBIO CLIMÁTICO
El gigante asiático es líder respecto a emisión de CO2, principalmente debido a que consume dos tercios de todo el carbón del mundo. Pero pensar que China es la despreocupada nación que más está alterando el planeta es poco objetivo. ¿Quién es el mayor productor de células fotovoltaicas? Pues sí, China, con 35% del total. Pero Steve Sawyer, director del Consejo Mundial de Energía Eólica, asegura que para el 2010 China producirá suficientes molinos como para generar 10 gigawatios de energía: la mitad de la
capacidad que tenía nuestro planeta entero el año pasado.

De apostar por la energía eólica, China sería también una potencia en políticas ecológicas.


8. LA COMIDA ORGÁNICA NO ES TAN BUENA PARA EL AMBIENTE
Es verdad que los alimentos orgánicos no utilizan pesticidas ni hormonas. Pero esas medidas tienen un costo: producen CO2.
Indirectamente, es verdad, pero lo hacen. Primero, los fertilizantes orgánicos generan cosechas de menor rendimiento, de modo que se necesita más tierra. Y como son muy pocos los productores orgánicos y muchos los consumidores, estos bienes deben viajar largas distancias en camiones con cámaras frigoríficas que emiten CO2. Puede ser que una fruta local, aunque no tenga etiqueta de "orgánica", sea al final más "verde" que su prima. La mejor opción de todas es consumir alimentos orgánicos que se hayan producido en tu localidad.
 

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS