*

NOTICIAS


La ciencia que estudia tu llanto

La dacriología es la rama médica que lo sabe todo de tus lágrimas.

La lágrima emocional solo se ha demostrada que existe en el ser humano.

La lágrima psicoemocional es una expresión mímica de nuestro estado de ánimo, una comunicación hacia los otros que enriquece la expresión de la cara.

Pero ¿qué contiene una lágrima?
En una diminuta gota conviven más de doscientas sustancias: hidratos de carbono, lípidos, sustancias nitrogenadas proteicas y no proteicas, y compuestos inorgánicos. Su función es múltiple: nutriente, bactericida, antibiótica.

Un instrumento evolutivo

La respuesta inmediata que provoca el llanto de mujer es rechazo. Esto fue lo que descubrió un equipo de neurobiólogos liderados por Shani Gelstein en el Instituto Weizmann de Ciencias, en Isarel.

La investigación, publicada por Science Xpress, revela que las lágrimas de mujer contienen señales químicas que reducen la excitación sexual y los niveles de testosterona en los hombres.

Según los científicos, el llanto emocional femenino puede que fuera un instrumento evolutivo para evitar avances sexuales no deseados.

Las diferentes etapas del llanto
1.- Tras el nacimiento
El bebé solo tiene la llamada lacrimación basal, pero aún no puede derramar ni una sola lágrima.

2.- En las primeras semanas de vida
El ser humano descubre el llanto como recurso para alertar y reclamar sus necesidades básicas.

3.- Infancia
Al cumplir 10 meses, el niño desarrolla un sofisticado llanto manipulativo, con una amplia gama de intensidades, tono y duración.

4.- En la adolescencia
Los niveles más altos de testosterona reducen los llantos de los niños. En las niñas sucede a la inversa, por el aumento de estrógenos.

5.- Al alcanzar la juventud
La frecuencia del llanto es mayor durante los fines de semana, cuando las emociones se viven con mayor intensidad.

6.- En la madurez
A medida que las los niveles hormonales decaen, la frecuencia del llanto se invierte. El hombre suele llorar por una gran pérdida. Las mujeres, por frustración.
 

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS