*

NOTICIAS


El más alto del mundo deja de crecer

Sultan Kosen sufría de gigantismo, tratamiento le salva la vida.

Su cuerpo segregaba un exceso de hormona del crecimiento.

El hombre más alto del mundo dejó de crecer gracias a un tratamiento que recibió en el Centro Médico de la Universidad de Virginia.

Sultan Kosen de 2.51 metros visitó por primera vez a la endocrinóloga Mary Lee Vance en mayo de 2010 para tratar su desorden de acromegalia, el cual está provocado por un tumor en la glándula pituitaria que hace que la hormona de crecimiento se segregue más de lo normal.

El exceso de la hormona del crecimiento provocó el gigantismo en el joven turco, afectando a todo su cuerpo.

“Su esquéleto simplemente no puede soportarlo”, dijo la doctora Vance.

Freno por la vida

El equipo de la Universidad de Virginia le suministró un nuevo medicamento que podría ayudar a frenar la segregación de la hormona del crecimiento y el desarrollo del tumor que ya se había esparcido por otras áreas cerebrales.

El neurocirujano Jason Sheehan lo intervno con una radiocirugía en agosto de 2010 con rayos gamma, una técnica no invasiva que eliminó el tumor.

Hace tres meses, los médicos de Kosen confirmaron que había dejado de crecer.

“Los tratamientos que se le dieron en la Universidad de Virginia surtieron efecto en la sobreproducción de la hormona de crecimiento”, informaron.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS