NOTICIAS


Código de barras para clasificar basura

Si se etiquetan desde su fabricación se reciclarían más fácil.

La innovación es del Centro de Investigaciones en Óptica.

Frente a la acumulación de basura que aqueja a las grandes ciudades, y que ya ha sobrepasado en muchos casos la capacidad de lidiar con el problema, expertos de Centro de Investigaciones en Óptica (CIO) proponen etiquetar desde su fabricación y de manera digital todos los residuos inorgánicos para facilitar su recuperación.

El manejo de los residuos ha evolucionado y la operación de recolección y disposición final en rellenos sanitarios responde poco a la situación actual, ya que la cantidad aumenta, las características y composiciones de los materiales son diferentes, y las técnicas de tratamiento se diversifican.

De acuerdo con el maestro en ciencias Julio César Sánchez Roldán, experto del área de Desarrollo Tecnológico del CIO, el proyecto ambiental sugiere colocar, desde su fabricación, etiquetas a los productos que serán destinados al mercado y que al término de su vida útil puedan identificarse mediante este método.

Con las etiquetas, que cuentan un código, podría accederse a la información contenida en una base de datos pues mediante la función de “lector de código” se arrojará todo lo relacionado con el producto, como su composición, tipo de materiales, un plan de manejo del residuo, quién lo fabricó e incluso, diferentes consejos que deseen incluir.

Para llevar a cabo la operación, el titular del proyecto de este Centro de Investigación Conacyt comentó que hay una diversidad de etiquetas para elegir como las de código de barras o señalada; sin embargo, destacó que se puede colocar al residuo alguna alternativa de radio frecuencia similar a la que emplean al pagar de forma automatizada el peaje en las autopistas.

La opción tecnológica promete una fácil lectura para el uso de sistemas de recolección automatizados, por lo que “la presencia de esta medida accederá a mostrar información puntual en la decisión de clasificar la basura”, expresó Sánchez Roldán.

El investigador del CIO hizo énfasis en la idea de poner en funcionamiento “plantas clasificadoras” automatizadas que cuenten con la asistencia humana para tal fin, y bajo la idea de las “etiquetas de identificación de residuos” se obtendrán resultados favorables al separar la basura.

El maestro en ciencias Sánchez Roldán recordó que esta iniciativa surgió a partir de desarrollar una máquina seleccionadora de zanahorias, la cual separa el vegetal por tamaño, color, textura y daños; “en son de broma se consideró la idea de clasificar el cultivo mediante una etiqueta y vimos potencial para la basura”.

“La alternativa sólo podría echarse a andar si hay de por medio un acuerdo nacional entre todos los actores involucrados; tal es el caso del compromiso de los fabricantes al etiquetar el producto”, expresó el investigador.

El experto del CIO subrayó que: “Inscrito en este contexto, el manejo se aborda ahora desde una visión integral que reconocerá que los desechos son el resultado de la explotación y consumo de materiales empleados en la generación de bienes y servicios”.

De esta manera, la búsqueda de la sustentabilidad ha orillado a diseñar propuestas para aminorar la generación de residuos sólidos y su aprovechamiento a través de su valorización, agregó el maestro en Ciencias Sánchez Roldán.

Otra de las ventajas es que fomentará el ahorro de energía y la creación de empleos, al tiempo que buscará inculcar una cultura de responsabilidad en el destino de los residuos que son producidos y buscar confinarlos dentro de un sistema cerrado de producción, es decir, mediante “reciclaje y reutilización”.

El proyecto que dio pie a esta propuesta fue financiado por el Consejo de Ciencia y Tecnología del estado de Guanajuato, y ya se integró la solicitud de patente al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial.

 

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS