*

NOTICIAS


Aquí lo que hace falta son… ¡novias!

El campo español necesita solteras para poder poblar las grandes zonas rurales.

Hay quien tomó cartas en el asunto y están reanimando el campo con fiestas de solteros.

Una asociación que pone en contacto a solteros de zonas rurales españolas y mujeres que llegan en autobús desde la capital intenta frenar la despoblación del agro ibérico, dijo uno de sus organizadores.

Manuel Gozalo cuenta que la aldea de Candeleda, de 6,000 habitantes y situada a 185 kilómetros al oeste de Madrid, cobró vida al organizar una fiesta para presentar sus solteros a 68 mujeres.

Romances campiranos y salvadores
"Establecimos nuestra pequeña asociación, Asocamu, en 1995, para promover el reploblamiento rural mediante el montaje de festejos para hombres y mujeres solteras", dijo Gozalo.

Según Gozalo, un puñado de colaboradores han llevado mujeres en autobús a los pueblos del centro de España para mantener vivas pequeñas poblaciones agrícolas cuyos residentes, principalmente hombres solteros, tienen dificultades para encontrar novias.

Agregó que la crisis financiera y el atractivo de las trabajos en las ciudades provoca que muchas aldeas queden en ruinas tras el abandono por parte de sus habitantes.

Candeleda, junto al Río Lobera, ha sido duramente golpeado por la crisis que detuvo la construcción y frenó la actividad agropecuaria, que ha sostenido durante siglos la economía local.

Blanca Fernández, de 52 años, trabaja en Madrid de vendedora y le atrajo la posibilidad de pasar un día agradable en el campo y la posibilidad de un amorío.

Las pinturas rupestres en las cuevas de Peña Escrita demuestran que Candeleda lleva habitada unos 5.000 años, según la página de internet de la municipalidad, y al vecino José Miguel, de 67 años, no le gustaría que desaparecieran la población.
Grandes extensiones del centro y el norte de España corre peligro de desplobarse, según el censo realizado por la Federación Española de Municipalidades.

 

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS