NOTICIAS


Las emociones a vencer en Copa del Rey

El manejo del estrés y el liderazgo de Pep Guardiola analizados por la ciencia.

La carga psicológica del Barça decidirá si se coronan en la histórica final.

La final de la Copa del Rey frente al Athletic significará para los jugadores del Barcelona una gigantesca avalancha de emociones, al ser la despedida de Josep Guardiola como timonel catalán y por ser el último trofeo que este equipo histórico podría conseguir.

La intensidad a la que se someterán los jugadores desencadenará  una cascada de emociones que se traducen en un estado fisiológico caracterizado por un aumento de la presión sanguínea, incremento de la frecuencia cardiaca y mayor tono muscular.

En este momento de máxima tensión, el cerebro de un jugador como Iniesta desplegaría los componentes de la respuesta al estrés a través de la cascada hormonal, activando en primera instancia el sistema de alerta, a través de las hormonas adrenalina y noradrenalina, segregadas por el sistema nervioso simpático.

Con un mayor desgaste emocional, el hipotálamo de cada jugador activaría en menos de 15 segundos, el factor liberador de corticotropina y glucocorticoides sustancias antiestresantes, que tienen un rol crucial en las jugadas que pueden llevar al  Barça a la gloria.

Pero aún más complejo es la carga psíquica competitiva del jugador, con estados emocionales fuertes que afectan su personalidad y ejercen una enorme influencia en su actividad dentro de la cancha. La diferencia entre un aspirante  y un campeón es la capacidad mental del futbolista para dominar sus emociones y poder transitar rápidamente de un sentimiento a otro, como la rápida recuperación después de un gol en contra o la falla de un penalti decisivo.

Pep Guardiola y la "tecnología de lo obvio"

En una escuadra plagada de estrellas, el liderazgo de Josep Guardiola representa el balance adecuado de dos formas de mando: el centrado en la tarea y el basado en la persona. En el primer caso, los procesos y las tácticas para alcanzar el resultado son lo más importante (los individuos sólo son un instrumento para lograr las metas, son prescindibles e intercambiables).

En el segundo perfil, el talento es el eje a partir del cual se construye el plan para lograr las metas. Pep ha aplicado con su equipo un concepto innovador de la gestión empresarial, la tecnología de lo obvio, empleando diferentes metodologías de entrenamiento para que el talento de sus jugadores se desarrolle al máximo y en la dirección adecuada.

Así, un jugador como Messi que era un Ferrari en la cancha por sus cualidades de velocista, ha sido convertido en el mejor sprinter de distancias cortas del DreamTeam multicampéon.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS