NOTICIAS


10 cosas que no sabías de los tamales

Estaban aquí desde antes de la Conquista pero ¿qué tanto sabes de ellos?

El tamal prehispánico era probablemente más firme y apelmazado.

Siempre sobran motivos para comerse unos ricos tamales: bautizos, día de la Candelaria, día de muertos, de desayuno en la oficina, son tan cotidianos que muy pocas veces nos hemos preguntado por su origen. Por eso nosotros te contamos 10 cosas que no sabías de los tamales.

1.-Así nació
El famoso envoltorio tiene su origen en el maíz, entre las distintas culturas de Mesoamérica, previo a la llegada de los españoles. Nació de la idea de envolver la comida en una forma muy primitiva utilizando en primer instancia la mano humana como plato, posteriormente se utilizaron hojas de la naturaleza.

2.- Son muy viejitos
Primero habría que establecer la edad del maíz y hasta ahora nadie ha establecido una edad decisiva para el maíz, aunque se calcula que se aproxima a los cuatro mil años. Ya domesticado y perfectamente adaptado, se usó de manera variada para hacer tortillas entre los aztecas, hasta tamales y bebidas fermentadas.

3.- Sabor prehispánico
El tamal prehispánico era probablemente más firme y apelmazado, con más verduras y chile, con más contenido proteínico, menos rico aunque más saludable. Se preparaba para agradecer la fertilidad de la tierra, en eventos sociales y como ofrenda a los muertos. Su elaboración siempre fue colectiva.

4.- Con toque europeo
Con el tiempo, la Conquista y las migraciones el tamal fue mejorando su fisonomía  y recibiendo ingredientes de origen europeo, hoy fundamentales en su sabor tradicional como la manteca y la carne de cerdo, que sustituyeron a las verduras como calabazas, quelites y elotes.

5.- Sus raíces
El nombre “Tamal” proviene de la palabra tamalli de origen náhuatl que significa envuelto.

6.-Cuando se ponen rosados...
Se cree que en un inicio los tamales también se hacían con fresas naturales y pasitas lo que le daba ese color rosado; más tarde, por cuestión de economía se utilizó colorante artificial.

7.- Mil formas de prepararlos
En 1989, durante una jornada de conferencias organizadas por la tamalóloga Beatriz Ramírez Woolrich, se llegó a la conclusión de que es posible ubicar unas 500 recetas a base de tamales en todo el país, que derivan en unas tres mil o cuatro mil preparaciones, según costumbres familiares.

8.- No se admiten mujeres tristes
Entre los mitos que destacan  y que han pasado de generación en generación están los siguientes: nunca debe haber un niño llorando durante la cocción y las mujeres tristes o enojadas no se deben involucrar en la preparación.

9.- El rey de los tamales: el zacahuil
El tamal más grande de México es El zacahuil y es uno de los platillos más típicos de la Huasteca veracruzana. Ramírez Woolrich cree que con la llegada de las perforaciones petroleras, el zacahuil se mandaba a hacer para fiestas multitudinarias y que si originalmente era grande, eso hizo que se volviera monumental.

10.- Reducen el colesterol
Recientemente el Instituto Politécnico Nacional desarrolló una fórmula para hacer tamales que los hipertensos podrán comer sin preocuparse. El secreto de este alimento es que está elaborado con proteínas de pescado, lo que los hace bajos en grasa y ayudan a reducir los niveles de triglicéridos en la sangre, reduce el colesterol y mejora la circulación sanguínea previniendo la arteriosclerosis.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS