PREGUNTAS INTELIGENTES


¿Aperturar? ¿Curriculum?

Aclaremos, de una vez por todas, estas alocuciones.

¿Es correcto decir aperturar? ¿Cómo se escribe curriculum?

El verbo aperturar, que no está reconocido por el Diccionario de la Real Academia Española (DRAE), se deriva del sustantivo apertura, que tiene siete significados según este documento:

“1. Acción de abrir. 2. f. Acto de dar principio, o de volver a dárselo, a las tareas de una asamblea, a los estudios de una corporación, a los espectáculos de un teatro, etc. 3. f. Actitud favorable a la innovación. 4. f. Actitud de transigencia en lo ideológico, político, religioso, etc. 5. f. Acto solemne de sacar de su pliego un testamento cerrado y darle publicidad y autenticidad. 6. f. Combinación de ciertas jugadas con que se inicia una partida de ajedrez. 7. f. Ópt. Diámetro de la lente en un instrumento óptico que limita la cantidad de luz que recibe”.

Como podemos ver, apertura es una palabra sólida de significados muy claros. Lo que no está claro es la necesidad de convertirla en verbo, aperturar, como sinónimo de abrir.

La polémica continúa

Cada vez con mayor frecuencia se escuchan oraciones como: “Vamos a aperturar un expediente para este caso” o “Hay que pedir la llave al agente inmobiliario para aperturar la propiedad”. Donde más se emplea es en contextos bancarios: “Para gozar los beneficios extraordinarios que ofrece esta sucursal, es necesario aperturar una cuenta”.

En todos estos casos, el verbo abrir habría bastado y sobrado. Aperturar es una voz innecesaria que debemos rechazar en el habla y la escritura esmeradas.

“¡Mi vítae por un currículum…!”: otra confusión que nos llega de hace unos dos mil años, cuando el castellano era un embrión colectivo en la boca de los habitantes romanos de la Hispania.

La palabra latina que da lugar a esta voz es curriculum. En castellano, no debe usarse así, tal cual, ni con tilde sobre la i ni sin tilde.

En cambio, podemos usar —en letras redondas— currículo/s o currículum vítae (con su plural invariable: “los currículum vítae”).

Esta última significa carrera de vida.

El currículo o currículum vítae (con tilde sobre la i de currículum y sobre la i de vítae) se entiende como el compendio de información personal que uno envía a una escuela o a una empresa.

Aguas con el agua

La palabra currículo, a secas, también puede significar el plan de estudios de una escuela, universidad, facultad o asignatura. Ni en este sentido ni en ningún otro, debemos emplear currícula, el plural latino de curriculum.

En resumen, las formas correctas son currículo, singular; currículos, plural; currículum vítae, tanto singular como plural. ¡A estudiar, pues!

Originalmente publicado en la edición 168 de la revista Quo.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS