*

PREGUNTAS INTELIGENTES


¿Por qué olvidamos los primeros años?

Se llama amnesia infantil y la ciencia intenta saber por qué sucede esto.

Los primeros recuerdos en los europeos gira en torno a los 3.5 años.

No hay nada de raro en estas lagunas mentales de mi niñez. Es un fenómeno universal que se conoce como amnesia infantil. La mayoría de nosotros no recordamos nada hasta los dos o tres años, y lo que tenemos hasta los cinco años son, cuando mucho, bosquejos del pasado. ¿Por qué? No existe una respuesta sencilla para este asunto.

“Hemos llegado a la conclusión de que existe un buen número de factores que nos permiten retener los recuerdos”, afirma Harlene Hayne, investigadora de la Universidad de Otago, en Dunedin, Nueva Zelanda. Ella estudia cómo las capacidades de la memoria cambian en la infancia y la adolescencia.
Uno de los factores del cambio podría ser la anatomía cerebral. Dos grandes estructuras están implicadas en la creación y almacenamiento de la memoria autobiográfica: el córtex prefrontal y el hipocampo. Se cree que el hipocampo es donde los detalles de una experiencia se consolidan en la memoria a largo plazo. Aquí radica el problema. “Solíamos pensar que el hipocampo y las cortezas que lo rodean se desarrollaban a una edad temprana”, explica Patricia Bauer, estudiosa del desarrollo de la memoria durante la infancia en la Universidad Emory, Atlanta.


Sin embargo, de acuerdo con ella, las últimas investigaciones han dejado en claro que el giro dentado, una pequeña parte de esta región, no madura hasta los cuatro o cinco años. Esta área actúa como puente para que las señales procedentes de las estructuras circundantes alcancen el resto del hipocampo, de modo que hasta que el giro dentado no está preparado, las experiencias tempranas no se asientan en el almacén a largo plazo.

Hayne está de acuerdo en que el cerebro continúa madurando a lo largo de un extenso periodo de desarrollo y este es un paso importante para establecer la memoria a largo plazo. Así como los niños pueden recordar algunos acontecimientos antes de que esta zona esté completamente desarrollada, esta explicación podría dar solución al fenómeno de la amnesia infantil, pero no es suficiente.

Otro dato que descubrieron los científicos es que hay diferencias interculturales en la edad de las memorias tempranas. Según un estudio transcultural, la media de edad de los primeros recuerdos para los europeos gira en torno a los 3.5 años, comparados con los 4.8 años de los asiáticos orientales y los 2.7 años de los maoríes de Nueva Zelanda. “Estas diferencias no se pueden explicar solo por la madurez cerebral”, asegura Bauer. Está claro que el fenómeno
debe tener más componentes.

Originalmente publicado en Quo 170.

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS