*

REVISTA QUO


75 millones de ni-nis en el mundo

La falta de oportunidades laborales, pobreza y deserción escolar les cierran las puertas.

La Organización Internacional del Trabajo publicó su informe sobre desempleo juvenil.

Los jóvenes que ni estudian ni trabajan en edades de 15 a 24 años, denominados ni-nis, suman 75 millones en el mundo reportó la Organización Internacional del Trabajo en su informe sobre la tasa de desempleo juvenil y no se espera que disminuya hasta 2016.

Del total de desempleados en el mundo 40% son jóvenes", alertó la OIT.

En su informe Tendencias Mundiales del Empleo Juvenil 2012 se proyecta que 12.7% de la fuerza de trabajo juvenil en el mundo estará sin empleo en este año, una tasa que permanece invariable desde el punto más álgido de la crisis en 2009, y un poco superior al 12.6% del año pasado, afirma el informe.

Ningún país se salva, en ninguna región se asegura un trabajo decente para los jóvenes, las opciones son de baja calidad, la exigencia de experiencia y edad no se conjugan en la mayoría de los casos, tampoco hay vinculación entre empresas y escuelas ni con el sector público. Además los sueldos son muy bajos o no se cuenta con prestaciones ni con seguridad laboral.

A continuación te traemos las conclusiones más importantes del informe:

  • 152 millones de jóvenes viven con menos de 1.25 dólares al día
  • Los jóvenes son 3 veces más propensos a quedarse sin empleo que los adultos
  • A nivel mundial, las más afectadas son las mujeres jóvenes, sobre todo en África del Norte, pero en los países desarrollados (países europeos, Estados Unidos o Japón) el impacto de desempleo fue mayor para los hombres jóvenes.
  • Muchos jóvenes están atrapados en trabajos temporales, de baja productividad que no prometen mejores oportunidades. En las economías desarrolladas, los jóvenes realizan cada vez más trabajos temporales o a tiempo parcial, mientras que en el mundo en desarrollo muchos jóvenes realizan trabajo familiar no remunerado en empresas o granjas familiares informales.
  • 1 de cada 3 jóvenes declaró que no podía encontrar un empleo permanente, y esta proporción ha aumentado desde que se inició la crisis de 2009 – de 36.6% en 2008 a 37.1% en 2010
  • Los jóvenes que no trabajan ni estudian se han convertido en un motivo de gran preocupación, en particular en las economías desarrolladas. Este grupo con frecuencia representa al menos 10% de los jóvenes, y su número ha aumentado rápidamente en muchas economías desarrolladas.
  • Los jóvenes en los países en desarrollo, incluído México, también representan una proporción alta de trabajadores pobres; constituyen 23.5% de los trabajadores pobres, muchos se encuentran atrapados en un círculo vicioso de bajos niveles de educación y empleos de baja productividad, según la OIT.
  • En el mundo desarrollado, los “ni-ni” suelen tener un bajo nivel de educación, bajo ingreso familiar o ser de origen inmigrante. Al contrario, los jóvenes que postergan la búsqueda de empleo permaneciendo en el sistema educativo suelen tener un nivel de instrucción inicial más alto.
  • En las economías en desarrollo, por otra parte, los “ni-ni” por lo general son menos pobres que los jóvenes que trabajan ya que, con frecuencia, el empleo es motivado por la pobreza, y muchos hombres jóvenes no tienen otra opción que trabajar.

Soluciones

Diversos países buscan una solución a este problema a través de medidas dirigidas a la educación, el empleo y la transición de la escuela al trabajo. La problemática se discutirá en el Foro Mundial sobre Empleo Juvenil en Ginebra del 23 al 25 de mayo, que reunirá a alrededor de 100 jóvenes provenientes de todas las regiones del mundo para debatir sobre el trabajo decente.

Aquí te presentamos también algunas alternativas de políticas públicas que podrían solucionar el desempleo juvenil:

En la Unión Europea, muchos países han adoptado medidas para que aquellos que abandonan la escuela de reintegrarse a la educación. Esto con frecuencia va combinado con el acceso a la formación práctica. En Bulgaria y Rumania, donde la deserción escolar está con frecuencia relacionada con la pobreza, el Estado ofrece programas de ayuda que incluyen comida, libros de texto y transporte gratuitos.

Diversos países ofrecen incentivos, como descuentos fiscales, para estimular a las empresas a formar y contratar jóvenes y, si es posible, a crear empleos adicionales. En México se aprobó la Ley del Primer Empleo, que si bien no esta dirigida a jóvenes, ofrece descuentos en ISR a quienes contraten personas que nunca hayan sido aseguradas en el Instituto Mexicano del Seguro Social.

A comienzos de este año, la administración de Estados Unidos lanzó estrategias conjuntas con los dirigentes de las empresas y las comunidades para ofrecer empleos de verano a cientos de jóvenes ni-nis y a jóvenes de bajos ingresos. El objetivo era ayudarlos a obtener experiencia laboral, competencias y contactos.

Las políticas basadas en estrategias de asociación más allá del sector público también han demostrado ser especialmente eficaces, destacó la OIT.

Si quieres saber más navega en la infografía o dale clic a los siguientes enlaces:

Tendencias mundiales dle empleo juvenil

Informe OIT (sólo en inglés)

ETIQUETAS

NOTAS RELACIONADAS