¿Cómo se realiza la cremación?

Relacionado

El crematorio se divide en dos partes superpuestas, separadas por una rejilla de material refractario. La combustión puede llevarse a cabo con diferentes sistemas: las paredes del horno pueden calentarse por medio de calentadores eléctricos o quemadores de gas, o por llama directa.

Las temperaturas alcanzan de 900 a 1000 grados centígrados. El ataúd con el cadáver se introduce a través de guías metálicas en la parte superior e inmediatamente se incendia. Las cenizas y los huesos calcificados caen progresivamente en la parte inferior del horno, donde se completa la combustión. Un sistema de ventilación introduce continuamente aire y por lo tanto el oxígeno necesario para la combustión.

Después de un par de horas, el operador, que puede controlar el interior del horno a través de una mirilla, empuja los restos desde el exterior hacia una zona de enfriamiento. Desde allí se recogen y se colocan en un tamiz vibratorio, que elimina el polvo más fino. El material metálico restante (clavos de ataúd, prótesis, etc.) se separa con un imán. Por último, las cenizas restantes se recogen y sellan en una urna, que se entrega a los familiares; la legislación en diversos países no permite que las cenizas se dispersen, ni que la urna pueda almacenarse en un lugar distinto de un cementerio.

Otros artículos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular