COVID-19 en niños: nueva evidencia de transmisión oral-fecal

Relacionado

Un estudio de diez niños positivos para el COVID-19 realizado en China añade nuevos elementos al todavía humeante cuadro de los efectos del coronavirus SARS-CoV-2 en la parte más joven de la población. La investigación publicada en  Nature Medicine confirma tanto que los síntomas de infección en los niños parecen ser más leves, como la persistencia del virus en las heces y no sólo en el tracto respiratorio.

Menor incidencia, síntomas leves

Investigadores de la Universidad Médica de Guangzhou, China, analizaron muestras nasofaríngeas y rectales de 745 niños y 3.174 adultos que habían tenido contacto cercano con sujetos con COVID-19. Diez niños (1,3%) y 111 adultos (3,5%) resultaron positivos para el virus. Cuando los niños fueron admitidos en el hospital, 7 tenían fiebre (pero ninguna superior a 39 °C), 5 tosían, 4 tenían dolor de garganta, 2 tenían rinitis con congestión nasal y 3 tenían diarrea.

Ninguno tenía los síntomas debilitantes que experimentan los adultos, como letargo, dolor muscular, dificultades respiratorias, desorientación. Ninguna de sus familias se había preocupado lo suficiente como para contactar con el hospital: la positividad había surgido sólo gracias al screening. Ninguno de los niños desarrolló neumonía, el síntoma que en los adultos define el cuadro clínico de COVID-19: los pocos signos de opacidad pulmonar revelados por las radiografías de tórax fueron aislados y poco marcados. Todos los pacientes jóvenes recibieron terapia antiviral y se curaron, sin necesidad de apoyo respiratorio o cuidados intensivos.

Una poderosa vía de infección

Los médicos vigilaban constantemente la excreción del virus (la eliminación de partículas virales por parte de los sujetos infectados) con una serie de hisopos de nariz, garganta y recto. Los 8 niños que dieron positivo inmediatamente después de la aparición de los síntomas también mostraron rastros del coronavirus en los hisopos rectales. Y siempre 8 pacientes continuaron teniendo hisopos rectales positivos para el SARS-CoV-2 incluso al final de la enfermedad, cuando los hisopos nasofaríngeos fueron negativos.

El estudio parece sugerir que la excreción del virus a través del tracto digestivo puede ser mayor y durar más tiempo que la excreción del tracto respiratorio. Por esta razón, el coronavirus SARS-CoV-2 también podría transmitirse por vía fecal-oral, es decir, a través del contacto con las heces de una persona enferma, como ocurre con otros coronavirus conocidos y como se ha supuesto anteriormente. Si se confirma la hipótesis, los hisopos rectales podrían ser aún más eficaces para informar de la desaparición definitiva del virus del cuerpo.

Otros artículos

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular