El olor a CO2 aumenta la capacidad de los mosquitos para seguir visualmente los objetivos

Relacionado

Con el fin de atrapar o evadir mejor a los mosquitos Aedes aegypti portadores de paludismo, es útil saber más sobre la forma en que rastrean a sus víctimas. Una nueva investigación indica ahora que no sólo se trata de una cuestión de olor, sino también de un mejor procesamiento visual que se desencadena por el olor.

Se sabe desde hace tiempo que, entre otras cosas, los mosquitos son atraídos por el olor del dióxido de carbono que exhalamos. Un equipo de científicos de Virginia Tech, sin embargo, se preguntó si había algo más que eso. Liderados por el Asistente Prof. Clément Vinauger, construyeron una especie de “simulador de vuelo” para los mosquitos con el fin de averiguarlo.

Una serie de mosquitos hembra Aedes aegypti fueron colocados en el dispositivo, que utiliza un conjunto cilíndrico inmersivo de LEDs parpadeantes para simular objetos en movimiento – en un escenario de la vida real, esos objetos podrían ser personas. Cada insecto, que había sido equipado con un pequeño casco impreso en 3D utilizado para monitorear su actividad cerebral, fue sometido a una bocanada de CO2 (similar a lo que una persona podría exhalar).

Se encontró que cuando esto sucedió, no sólo el centro olfativo de su cerebro registró el olor, sino que esa región también respondió activando neuronas en el centro de procesamiento visual del cerebro. Esto a su vez permitió que el insecto siguiera visualmente los objetos en movimiento simulados con mucha más precisión – los investigadores pudieron determinar que este era el caso analizando la manera en que la frecuencia del latido de las alas de los mosquitos, la aceleración y el comportamiento de giro cambiaban de acuerdo con los patrones de luz LED en movimiento.

“Analizar cómo los mosquitos procesan la información es crucial para averiguar cómo crear mejores cebos y trampas para el control de mosquitos”, dice Vinauger. “Mi investigación apunta a cerrar las brechas de conocimiento clave en nuestra comprensión de los mecanismos que permiten a los mosquitos ser vectores de enfermedades tan eficientes y, más específicamente, a identificar y caracterizar los factores que modulan su comportamiento de búsqueda de huéspedes”.

Otros artículos

Comentarios

Popular