El enredo cuántico, en el que dos objetos se entrelazan y permanecen así sin importar la distancia que crezca entre ellos, es un fenómeno difícil de estudiar y mucho menos de fotografiar. Pero los científicos que hacen lo primero han logrado ahora lo segundo, capturando una imagen de este extraño vínculo por primera vez.

Una vez descrito por Albert Einstein como «acción espeluznante a distancia», hoy en día entendemos el enredo cuántico como cuando un par de partículas que se cruzan e interactúan entre sí pueden conectarse y permanecer de esa manera, incluso cuando están espaciadas a gran distancia. Una vez entrelazados de esta manera, los cambios en una partícula pueden dar forma inmediatamente a la otra, un extraño fenómeno científico que ha sido probado a través de experimentos con átomos y moléculas, y más recientemente a través de objetos enredados de escalas aún mayores.

En términos prácticos, el entrelazamiento cuántico es una parte clave de la mecánica cuántica, que constituye la base de campos como la computación cuántica y la criptografía, por lo que existe un interés considerable en avanzar en su comprensión. Para los científicos de la Universidad de Glasgow, esto los llevó a estudiar una forma de enredo cuántico conocido como enredo de Bell, descrito por el fallecido físico John Stewart Bell en la década de 1960.

Los investigadores establecieron un experimento donde una corriente de fotones enredados, o partículas de luz, fueron disparadas contra «objetos no convencionales» sobre materiales de cristal líquido, que cambiaron la fase de los fotones a medida que pasaban. Con una cámara súper sensible preparada, fueron capaces de capturar el enredo en acción, la primera evidencia fotográfica de este enigma científico largamente estudiado.

«La imagen que hemos logrado capturar es una elegante demostración de una propiedad fundamental de la naturaleza, vista por primera vez en forma de imagen», dice el Dr. Paul-Antoine Moreau, autor principal del trabajo de investigación. «Es un resultado emocionante que podría ser usado para avanzar en el campo emergente de la computación cuántica y conducir a nuevos tipos de imágenes.»