La oscuridad mató a los dinosaurios

Relacionado

La desaparición de los dinosaurios y del 75% de las especies que poblaban la Tierra después del impacto del asteroide Chicxulub hace 66 millones de años estuvo directamente relacionada con el largo período de oscuridad que siguió a la catástrofe, más que con el impacto en sí mismo, el aterrador tsunami y el largo frío que vino después.

Los científicos siempre han tenido algunas dificultades para armar en el orden correcto la cadena de eventos que llevaron a la desaparición de gran parte de la vida. Para arrojar nueva luz, un grupo de investigadores coordinados por el Departamento de Geociencias de la Universidad de Connecticut llevó a cabo un estudio – publicado en – Geophysical Research Letters que simuló la contribución de las emisiones de azufre, polvo y hollín en la creación de un clima frío de oscuridad prolongada. Los resultados muestran que el frío fue un importante primer “selector de vida”, con temperaturas que cayeron bastante rápidamente hasta 26 °C, pero aún así no fue lo suficientemente devastador como para causar una extinción masiva.

En cambio, el golpe de gracia lo dio la enorme cantidad de polvo y hollín levantada por los incendios que se desarrollaron globalmente, y que oscurecieron el cielo con tal intensidad y durante tanto tiempo que mataron a todas las formas vivas de fotosintetizadores en el fondo de la cadena alimenticia. Una oscuridad que duró al menos un año, según los expertos, densa: los incendios tuvieron que estar en todas partes del Planeta, desencadenados por el material fundido e incandescente expulsado al cielo en el impacto principal y que cayó en todas las regiones de la Tierra. El polvo levantado cayó en unos meses, pero el hollín permaneció en suspensión durante mucho tiempo.

Como un apocalipsis nuclear

Para Clay Tabor, uno de los investigadores, “… la larga oscuridad destruyó la vegetación: el primer eslabón de esa cadena de extinción. Los resultados del estudio parecen poner orden en esa cadena de acontecimientos, y también dicen algo más: lo que sucedería en caso de “invierno nuclear”, causado por una guerra atómica. “Más allá de las víctimas directas”, señala Tabor, “la principal consecuencia de un invierno nuclear es precisamente la oscuridad causada por el hollín que se formaría a nivel planetario, y que tendría consecuencias en la vida similares a las del impacto del asteroide dinosaurio”.

Otros artículos

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular