El valor de un elemento depende de sus propiedades químico-físicas (y por lo tanto del uso que se pueda hacer de él), de su rareza, de la dificultad de extracción o de producción.

El platino es un metal blanco plateado, muy raro en la naturaleza (unos 10 miligramos por tonelada de corteza terrestre). Aunque es el doble de abundante que el oro, su proceso de extracción es mucho más complejo porque, a diferencia de este último, casi nunca se encuentra en estado puro, sino asociado principalmente al iridio, paladio, rodio, osmio o rutenio, y junto con otros elementos como el oro, hierro, cobre y níquel.

La redención del patito feo

A temperatura ambiente es más inatacable que el oro, disolviéndose sólo en agua real (mezcla de ácido clorhídrico y ácido nítrico). Despreciado inicialmente (su nombre es un diminutivo de la plata) y luego considerado una simple curiosidad científica, por sus cualidades como catalizador en los procesos de hidrogenación y oxigenación, el platino comenzó a ser muy demandado en los años 1800: también fue utilizado como moneda en Rusia.

Por su inexpugnabilidad y facilidad de procesamiento, hoy en día es uno de los tres metales preciosos utilizados en la orfebrería. En aleación, también es ideal para su uso en tecnología dental y para equipos de laboratorio y contenedores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here