¿Funciona el test de Rorschach?

Relacionado

No faltan las críticas, pero el Test de Rorschach, concebido en 1921, se sigue utilizando como instrumento de investigación en los estudios de la personalidad: compuesto de 10 puntos presentados en sucesión, en cada uno, se pregunta a la persona a la que se administra el test “¿qué podría ser?”, “¿qué ves?”.

El psiquiatra suizo Hermann Rorschach (1884-1922) concibió y consolidó la prueba de la mancha de tinta basándose en sus observaciones sobre pacientes de un hospital psiquiátrico, quienes, sufriendo las mismas patologías, al mirar las manchas dieron respuestas muy similares. Es una prueba proyectiva: las manchas no representan nada, por lo que cada persona las interpreta revelando algo sobre sí misma.

¿Funciona? En parte sí, según Gregory Meyer (Universidad de Toledo), que examinó 1.292 estudios experimentales en la prueba. El psicólogo encontró como válidos algunos parámetros de interpretación de la prueba, como el que si una persona ve imágenes que recuerdan una idea de pasividad o impotencia (“un pájaro que no puede volar”) tiene rasgos de personalidad definidos como dependientes e indecisos. Sería infundado, en cambio, el parámetro de que quienes se centran en los detalles de la mancha tendrían una personalidad obsesiva.

La crítica

A menudo se cuestionan técnicas proyectivas, como la prueba de tinción de Rorschach: en particular, se cuestiona la exactitud que se atribuye a estos instrumentos. En la prueba de Rorschach el debate está siempre abierto, y los críticos señalan que los datos experimentales no justifican un uso tan extendido. Por ejemplo, se ha acusado la influencia del examinador, pero también algunas interpretaciones (como el vínculo entre el color y las respuestas emocionales) o la incapacidad de identificar con precisión ciertos trastornos.

Otros artículos

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular