Homo erectus: más tecnológico de lo que la gente pensaba.

Relacionado

El descubrimiento de fragmentos de cráneo y varias herramientas de Homo erectus en Etiopía contradice la hipótesis de que cada especie humana utilizó sólo un tipo de tecnología predominante, y proporciona nueva información sobre el aspecto, la dieta y el comportamiento de este antepasado nuestro. El hallazgo descrito en Avances de la ciencia tuvo lugar en el sitio de Gona en la región de Afar en Etiopía. Aquí, un equipo de arqueólogos del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (España) sacó a la luz los fragmentos de dos cráneos de Homo erectus, de 1,26 y 1,5 millones de años de antigüedad respectivamente.En lo que puede definirse como un verdadero golpe de suerte, junto a los huesos se encontraron varias herramientas de piedra – directamente asociadas a los homínidos y talladas con dos técnicas diferentes: la acheuleana (un procesamiento más complejo con astillado simétrico en dos lados) y la olduviana (más simple y arcaica). Posible coexistencia. El Homo erectus apareció en África hace unos 2 millones de años; en comparación con la especie anterior, tenía un cerebro relativamente desarrollado y era un hábil “artesano”: a esta especie se le atribuye la invención del hacha de mano acheuleana, un instrumento de piedra con forma de almendra tallado astillando una losa con objetos más pequeños, una especie de “navaja suiza” del Paleolítico. Hasta ahora se pensaba que el paso a esta sofisticada herramienta había llevado al abandono de la tecnología anterior; pero el descubrimiento de herramientas de ambos estilos sugiere que utilizó los dos tipos de herramientas en el mismo período, eligiendo de vez en cuando la más adecuada. Este comportamiento sugiere que el Homo erectus era particularmente adaptable al contexto en el que vivía y tenía un comportamiento más flexible de lo que pensábamos.

Diversidad de género.

Una marcada variabilidad también emerge de las formas de los dos cráneos. El más antiguo es mucho más pequeño que el más reciente, y tiene la capacidad craneal más baja jamás comprobada para esta especie. Según los autores del estudio, podría tratarse de un cráneo femenino; de ser así, significaría que el Homo erectus tenía un marcado dimorfismo sexual (marcadas diferencias entre hombres y mujeres). El análisis isotópico de los dientes restantes indica una dieta abigarrada, basada en huevos, insectos, plantas boscosas y animales herbívoros. En resumen, una especie versátil en todos los frentes: anatómico, ecológico y de comportamiento.

Otros artículos

Comentarios

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular