Tao en chino significa «lejos«. En las filosofías orientales, el símbolo del tao, también llamado «yin» y «yang», representa el camino, el devenir de todas las cosas, que se logra con un movimiento que oscila entre dos extremos: cada vez que se alcanza uno de los dos, una fuerza empuja en la dirección opuesta y así sucesivamente.

La teoría fue indudablemente sugerida por los movimientos del sol y la luna, por la alternancia de las estaciones, por el paso cíclico del tiempo. Las dos mitades en las que se divide el símbolo circular representan, por tanto, dos principios opuestos y complementarios al mismo tiempo: por ejemplo, el femenino y el masculino, el frío y el caliente, la oscuridad y la luz.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here