Animales de laboratorio ayudarán a combatir el coronavirus

Relacionado

  • Ratones de laboratorio pueden ser la vía para conseguir una vacuna contra el coronavirus

La cría de animales para ser utilizados en laboratorios como base de prueba para experimentos en el ámbito médico, se ha incrementado en los últimos meses debido a la pandemia decretada por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Al formar parte del reino animal, los humanos, recibimos patógenos del resto de los seres con quienes coexistimos en el planeta, especialmente de otros mamíferos y aves, virus de los cuales no presentamos defensas inmunológicas por ser nuevos en nuestros organismo.

Muestra reciente de ello es el Coronavirus identificado cómo Covid-19, un virus que puede pasar desapercibido o producir una gripe que, en algunos casos genera otras complicaciones respiratorias y conlleva incluso a la muerte del paciente infectado.

En el proceso para comprender mejor los patógenos provenientes de otros animales y que afectan a los seres humanos, utilizamos otras especies de animales modificadas genéticamente para desarrollar estudios que ayuden a curar estas enfermedades. 

Debido a lo acelerado que se ha presentado la evolución de esta pandemia al diseminarse tan rápidamente en la población humana, los laboratorios alrededor del mundo, han aumentado la cría de ratones de laboratorio, primates y otros animales modificados genéticamente para poder conducir experimentos y así, conseguir una cura urgente a esta enfermedad.pruebas de laboratorio

COVID-19: Un origen aún desconocido

Aunque su origen aún no se ha determinado fehacientemente, a pesar de que el brote inicial conocido fue en la ciudad china de Wuhan, fuentes oficiales indican que este virus provino de los Estados Unidos a través de unos funcionarios militares de este país que participaron en los Juegos Mundiales Militares 2019 y que fueron hospitalizados en el mes de octubre en un centro de salud de la referida ciudad china, tras presentar una extraña neumonía. 

Por otro lado, los medios masivos de comunicación social informan que su origen es de otros mamíferos, de los murciélagos y/o pangolines.

Pero ahora, por sobre cualquier teoría conspirativa o realidad sobre su origen, la infección por el virus Covid-19 se ha declarado pandemia, no por las redes sociales o grandes medios, sino por la máxima autoridad sanitaria internacional, la propia OMS.

Por tanto, la prioridad hoy día es buscar una cura de manera acelerada para combatir la propagación de este nuevo virus, y los esfuerzos de los gobiernos del mundo se vuelvan a decretar cuarentenas en sus respectivos países, para frenar la propagación mientras se consigue la vacuna.

Para lograr este cometido de urgencia, los investigadores científicos del área acuden a seres vivos para conducir las pruebas que coadyuven a buscar la cura al Covid-19 y otros agentes patógenos. 

Para esto los primeros soldados al frente de esta batalla científica son ratones, hamsters, conejillos de india y ratas de laboratorio. También en algunos laboratorios trabajan con hurones, conejos y monos. vacuna contra el coronavirus

Por lo general, se trata de pequeñas especies de rápida reproducción y que son modificados genéticamente con el objetivo de probar la susceptibilidad al nuevo virus, ya que se sabe que no todas las especies son afectadas por el Covid-19 de la misma manera que a los humanos.

El lote de ratones hACE2 estará listo para mediados de mayo. Son los animales más adecuados para hacer pruebas de vacunas contra el Covid-19

Sentimientos encontrados: el amor por las mascotas o la cura

Este punto trae sentimientos encontrados en sectores de la opinión pública, ya que el hecho de conducir pruebas de laboratorios en animales, sobre todo en caninos, felinos y en nuestros primos cercanos, los macacos, afecta susceptibilidades. 

Pero hoy día la prioridad por preservar la vida humana es superior a cualquier causa noble en defensa de los animalitos, ya que la necesidad de conducir pruebas de vacunas y fármacos en otros animales, para demostrar su eficacia antes de ser suministrados en seres humanos, se torna en una necesidad imperante en el medio científico, donde no cabe tiempo para fallos. Por eso deben ser probados en laboratorios sobre otros seres vivos antes de realizar las pruebas clínicas en humanos.

Para los defensores de los derechos de los animales no debe haber tanta preocupación, ya que no todos los animales de laboratorio sirven para investigaciones y pruebas relacionadas con esta enfermedad en específico.

Esto se debe a que los investigadores científicos presentan una diversidad de criterios a fin de determinar qué especie de animal debe ser utilizado en laboratorios para realizar ensayos que certifican, en una primera instancia, la efectividad de vacunas y sus respectivos esquemas de tratamiento.

Los investigadores tienen claro que lo primero que se ha de tomar en cuenta es que la especie a ser utilizada pueda ser infectada, es decir, que sea susceptible a este virus en específico y que los síntomas que se le presenten sean los mismos que a los seres humanos.macacos

En un laboratorio de Hong Kong, científicos mantuvieron en observación bajo cuarentena 

a un perro que dió positivo al coronavirus, pero con síntomas muy débiles. No obstante, este solo caso no fue tomado como prueba concluyente de que esta especie de animal doméstico sea susceptible a la infección. Por lo tanto, tampoco es tema de preocupación en las autoridades sanitarias la posibilidad de que los caninos sean una fuente de transmisión de la nueva cepa de coronavirus, ni tampoco que sea tomado en cuenta como especie para conducir pruebas de laboratorio.

Aun cuando los animales de prueba en laboratorios dan positivo a una infección, no necesariamente significa que vayan a presentar los síntomas. Es por ello que si una especie animal, de los que se utilizan con mayor frecuencia para conducir experimentos en laboratorios, no se enferma tras ser infectado, su uso se ve limitado para los fines científicos específicos de esa investigación.

Es de suma importancia para los centros de investigaciones y laboratorios de microbiología, que las especies a ser utilizadas como sujetos de prueba, no solo puedan ser infectados y presenten los mismos síntomas que se observa en los seres humanos, sino también que reaccionen a los esquemas de tratamiento de manera de poder observar si se detiene o no, la sintomatología presente.

El mejor espécimen para conducir pruebas

En conclusión, el mejor espécimen animal a ser utilizado como sujeto de prueba en laboratorios, no solo es el que se infecta y presenta síntomas a la infección, sino también el que se enferma de la misma manera que el organismo humano. Sería la mejor manera de recoger información más precisa y concluyente a las investigaciones.

En el año 2003, en el marco del brote del virus del Síndrome Respiratorio Agudo Grave (SARS por sus siglas en inglés), se desarrolló en la universidad de Iowa en los Estados Unidos de América, una cepa de ratones modificados genéticamente para reaccionar a la referida enfermedad de la misma manera que lo hacen los seres humanos. 

Fuentes científicas indicaron que se comprobó que esta cepa de ratones, al cual se le identificó con las siglas hACE2  por un receptor de células de humanos (ACE2)  introducido en sus genes gracias a la ingeniería genética, ha sido puesto a prueba recientemente en laboratorios en China en ocasión del nuevo brote del Covid-19.

A estos especímenes se les inoculó el  SARS CoV-2 y han desarrollado una neumonía leve, una muy buena noticia para el mundo científico que busca una cura urgente para detener la nueva pandemia.

Pero esta urgencia se ve desacelerada debido al hecho de que no hay un stock de la cepa de ratones hACE2 lo suficientemente grande para desarrollar ensayos de laboratorio concluyentes, así como para cubrir la creciente demanda de esta cepa en específico, por lo que se está estudiando la posibilidad de realizar pruebas en otras especies de roedores, inclusive en macacos, mientras empresas dedicadas a la cría de ratones aumenta la colonia de la cepa hACE2 a fin de surtir en todo el mundo a los laboratorios dedicados a la búsqueda de una cura para esta grave enfermedad. 

La tarea es ardua y el tiempo es limitado, a pesar que el periodo de gestación de los ratones es de unas tres semanas y tras nacer tardan aproximadamente otros 60 día en alcanzar la madurez sexual, lo que da un tiempo estimado de tres meses para lograr criar un ratón apto para pruebas científicas

Por ello se estima que para los meses de mayo o junio estarán listos los primeros lotes para ser enviados a los laboratorios, dando esto un tiempo estimado para desarrollar una vacuna y su respectivo tratamiento de seis meses o más. Estamos hablando de que no va a ser sino hasta finales de este año, que tengamos la vacuna contra el coronavirus Covid-19, si los resultados de las pruebas son satisfactorios.

Otros artículos

Comentarios

Popular