Resiliencia…¡Todos la queremos! ¿Cómo obtenerla?

Relacionado

  • Las personas resilientes tienen un mayor equilibrio emocional frente a presiones y situaciones de estrés. 

No todos conocen el concepto de Resiliencia, por eso debemos empezar por allí. Esta se define como la capacidad que tiene el ser humano de asumir con optimismo y flexibilidad las malas situaciones que afronta en la vida y sobreponerse a estas. Gracias a la Resiliencia, no solo podemos afrontar crisis y situaciones traumáticas, sino que seremos capaces de salir fortalecidos sacándoles ventaja. 

Continuar adelante después del fallecimiento de un ser querido, de haber sufrido una tragedia, un accidente grave, entre otros escenarios difíciles, no es una acción que todos llevan a cabo de la misma manera. A unos les cuesta más que a otros, y mucho depende de la actitud y precisamente, de esa capacidad de reposición ante la adversidad. 

En tales casos tendríamos dos opciones. La primera sería dejarnos vencer, sentirnos acabados y fracasados y, la segunda, obviamente sería apostar por ser resilientes. 

Tener la capacidad de darle una nueva estructura a todos nuestros recursos mentales en función de adaptarnos a nuevas necesidades y circunstancias, definitivamente tiene que ver con la resiliencia. De  manera tal que, las personas resilientes dan un paso más allá que cualquier otro y usan esas situaciones para aprender, para crecer y para impulsar todo el potencial que tienen. 

Estas personas se caracterizan por ver la vida con optimismo, por estar siempre con una sonrisa y contagiar a los demás con su buena energía. 

¿Cómo podemos ser personas resilientes? Características 

No se trata de nacer con esta capacidad, aunque sí es cierto que algunos aspectos de nuestro carácter son de tendencia genética, la resiliencia se va desarrollando con el tiempo. 

Por otro lado, es importante tener en cuenta que uno de los aspectos positivos para alimentar la resiliencia es el ejemplo que pueden darnos nuestros padres, es decir, si ellos son personas resilientes o si hemos tenido a nuestro alrededor a personas que tienen estas cualidades.

Las personas resilientes, por lo general, han afrontado situaciones adversas y difíciles. Estas han vivido episodios de fracaso en sus vidas, pero en lugar de rendirse han logrado sacar lo mejor de sí mismos y seguir adelante con éxito. 

“Vive el presente y el ahora…la vida es corta y hermosa. Si no puedes resolverlo, ¿de qué te preocupas?«

Una persona resiliente tiene las siguientes características: 

  • Tienen conciencia de sus capacidades y potencialidades, pero también de sus limitaciones. El saber de qué somos capaces y de qué no, es un arma poderosa para saber enfrentar adversidades  y, quienes tienen la capacidad de la resiliencia saben muy bien usarlas a conveniencia. 
  • Son personas creativas, capaces de transformar por completo sus experiencias en algo útil y enriquecedor para sus vidas. 
  • Tienen confianza y determinación. Ellas mantienen firmes sus objetivos a alcanzar y son muy seguras. Sin embargo, son también capaces de reconocer que es importante pedir ayuda y que no todo  puede hacerse solos. 
  • Sus malas experiencias son aprendizajes. Existen muchos tipos de situaciones que pueden llevarnos a la desmotivación. Una persona resiliente ve una oportunidad en todo y sabe que cuando una puerta se cierra, otra se abre… o por lo menos…una ventana. 
  • Viven el presente. Tienen plena conciencia de vivir el ahora. No están encarcelados en el pasado o en “lo que pudo haber sido si…”. Aceptan las cosas como han sucedido y no les incierta el futuro. Han aprendido a valorar la vida y a vivir el cada momento.
  • Son muy objetivos y centrados. Al tener plena conciencia de sus capacidades y de saber que nada es totalmente positivo o completamente negativo ven todo desde un prisma más optimista. 
  • Tienen a su alrededor a personas positivas y con buena energía. 
  • No controlan situaciones, sino sus emociones
  • Logran ser muy flexibles ante los cambios. 
  • Tienen muy buen humor. La risa es su mejor aliada, la medicina para curarse de muchas cosas. 
  • No tienen problemas en pedir ayuda, contar con un grupo de apoyo o apoyo social. 

Pero, qué podemos hacer para ser personas resilientes. He aquí algunos hábitos que podemos adoptar en nuestro día a día: 

  • Ver las dificultades o crisis como oportunidades de crecimiento y aprendizaje
  • Aceptar de manera positiva los fracasos
  • Poner mejor cara a los cambios y adaptarse rápidamente a ellos
  • Trabajar firmemente en nuestra  estabilidad emocional 
  • Hacer ejercicio físico. Practicar alguna disciplina deportiva
  • Concentrarnos en las soluciones y no en los problemas 
  • Vivir el presente, aprender a dejar el pasado atrás 
  • Rodearse de personas positivas y aprender a abandonar a aquellas que sabemos que nos hacen daño emocionalmente  

La resiliencia y la neurociencia

A través de la neurociencia consideran a las personas resilientes con un mayor control y equilibrio de sus emociones frente a situaciones adversas o de estrés. Soportan mucho mejor las situaciones de presión. 

Algunos expertos en la materia indican que la resiliencia también se manifiesta desde el punto de vista biológico, endocrino y fisiológico, en función de diversos estímulos externos. Por otro lado, investigaciones dentro de la neurología han demostrado que las evocaciones de control ante el trauma y el estrés se generan con la activación de diferentes áreas del cerebro, de manera más especial, con las que tienen que ver con la memoria, es decir, con los núcleos de la amígdala, el hipocampo y el neocórtex. 

Dicho de otra forma, las funciones balanceadas entre el cuerpo y la mente son las que permiten al individuo dar respuestas ante una situación de adversidad o sufrimiento. El sufrimiento mental o psicológico provoca algunas situaciones de modificación bioquímica que pueden ser perfectamente percibidas a través de análisis. En este caso, el cortisol está estrechamente relacionado con reacciones de hiperactividad o de estar hiperalerta, es decir, el exceso de cortisol puede provocar un déficit en el desarrollo normal del pensamiento asertivo, menor creatividad, repetición de esquemas, entre otras afecciones. 

En resumen, el cortisol puede llegar a afectar la capacidad de resiliencia y contrario a esto, el buen estado de la salud física, también puede repercutir en esta pero de forma positiva.

El mejor dato: 

…Todos podemos desarrollar la capacidad de ser resilientes

Ejemplos de personas Resilientes 

Otro factor que hay que resaltar relacionado con la Resiliencia es que en los últimos años la sociedad se ha interesado mucho más en ella y se ha venido convirtiendo en un término más reconocido dentro del léxico común.

Seguramente todos hemos pasado por situaciones difíciles en las que hemos tenido que ser resilientes, pero hay personas en el mundo que prácticamente han basado su vida en serlo. Estas son algunas de ellas, quienes pueden ser nuestra gran inspiración y el mejor ejemplo, porque han demostrado totalmente que son personas resilientes. 

Stephen Hawking

Stephen Hawking

Creemos que este es uno de los mejores ejemplos de Resiliencia. Por su enfermedad degenerativa, Stephen Hawking estuvo paralizado de los pies a la cabeza, por lo que tuvo que pasar la mayor parte de su vida en sillas de ruedas. Además, a raíz de una traqueotomía que hizo estragos en sus cuerdas vocales, no pudo comunicarse. Toda esta situación lo convirtió en una persona totalmente dependiente, pero eso no fue impedimento para que siguiera estudiando física, aún cuando los médicos le diagnosticaron escasos 3 meses de vida. 

Con solo la ayuda de los dedos de una sola mano (lo único que podía mover de su cuerpo) escribió varios libros y se fue de este mundo como uno de los científicos más reconocidos de todo el planeta. Fue conferencista, profesor y se casó…Nada le impidió alcanzar sus sueños a pesar de las extremas circunstancias. 

Malala Yousafzai

Malala Yousafzai

Se trata de una chica paquistaní quien se ha dado a conocer en el mundo por ser defensora de la educación femenina y de los derechos de la mujer. Tenía un blog con tan solo 12 años de edad donde escribía su travesía para estudiar y obtener el derecho a la educación. 

Todo esto la llevó a ser víctima de un intento de asesinato por parte de un grupo de terroristas en el 2012. Todo sucedió en un autobús escolar, siendo alcanzada por un fusil que impactó  parte de su cráneo y cuello. Luego de someterse a una serie de cirugías le incorporaron una placa de titanio en la cabeza y ahora tiene que utilizar un dispositivo para escuchar con su oído izquierdo. 

A pesar de tan trágico episodio, Malala no se detuvo en su lucha y continuó estudiando y defendiendo los derechos de la mujer. En el año 2013 fue nominada al Nobel de la Paz convirtiéndose en la mujer más joven en obtener este reconocimiento, ya que para ese entonces solo tenía 16 años. Aún sigue su lucha y sigue siendo reconocida por los pueblos del mundo. 

Pablo Pineda

Pablo Pineda

Pablo nació con Síndrome de Down, pero esto no lo limitó a encaminarse por la senda del estudio. Actualmente es reconocido como el primer europeo con esa condición en terminar una carrera universitaria. Hoy día está terminando la carrera de psicopedagogía a la par de llevar a cabo otro tipo de actividades como la actuación, escritura, además de dar conferencias de motivación. 

Sin lugar a dudas, su vida no ha sido fácil porque tuvo que luchar por conseguir sus primeros títulos en escuelas públicas y continuar con el bachillerato. En el año 2013 publicó el libro “El reto de aprender” y en 2015 publicó un segundo libro titulado “Niños con discapacidades especiales: Manual para padres”. 

Además participó en la película “Yo también” que lo hizo merecedor del premio Concha de Plata como mejor actor, durante el Festival de San Sebastián. 

Adriana Macías

Adriana Macías

Adriana nació sin brazos y nunca pudo acostumbrarse a las prótesis. Los médicos aseguraban que no podría llevar una vida independiente solo con los pies. Pasó por muchas situaciones lamentables, depresión, momentos muy grises, como el poder asegurar que nunca podría casarse o tener hijos. 

A pesar de todo, supo surfear todos esos períodos de crisis y con el apoyo de sus padres pudo convertirse en una mujer autónoma. Estudió derecho, redacción y oratoria. Desde que tenía 18 años viajaba por el mundo dando charlas motivacionales. Ha escrito un par de libros y con mucha práctica es capaz de escribir, agarrar cosas y hasta maquillarse con los pies. 

Está claro que su vida no ha sido nada fácil, pero hoy en día puede decir que se siente muy feliz porque ha logrado cumplir sus sueños, ya que es madre y tiene una familia. 

Piermario Morosini

Piermario Morosini

Este jugador de fútbol profesional cuya vida estuvo marcada por la tragedia, siempre mantuvo su espíritu de lucha. Su hermano se suicidó al momento de morir sus padres, quedándose él a cargo de una hermana con discapacidad. 

Fue una persona muy feliz y muy positiva a pesar de todo. Murió, lamentablemente, dando todo en la cancha en el año 2012, cuando quedó desplomado producto de un infarto. Afortunadamente un entrañable amigo del jugador, decidió hacerse cargo de su hermana. 

Son solo algunos ejemplos de personas resilientes y de todo lo que han sido capaces de superar. Probablemente conozcas a muchos más o tengas a personas cercanas que se han sobrepuesto ante difíciles situaciones, sacando de estas, lo mejor para aprender, crecer y superarse.

Otros artículos

Comentarios

Popular