Una nueva técnica de imagenología diseñada para ayudar a los cirujanos a identificar la ubicación de los tumores cerebrales malignos durante la cirugía está mostrando resultados prometedores en los primeros ensayos clínicos. La técnica combina una nueva cámara de alta sensibilidad de infrarrojo cercano con un agente de imagenología especial sintetizado a partir de un aminoácido que se encuentra en el veneno del escorpión.

El tratamiento de los gliomas, un tipo de tumor cerebral letal, puede ser increíblemente difícil. Estos tumores no responden bien a la quimioterapia o radioterapia convencional y tienden a diseminarse a través de un amplio espectro de tejido cerebral, lo que dificulta que los cirujanos puedan detectar y extirpar fácilmente todo el tejido canceroso.

La nueva técnica de imagenología se basa en un nuevo compuesto llamado tozuleristide (BLZ-100, que es una versión sintética optimizada de un péptido que se encuentra en el veneno del escorpión. El compuesto se une naturalmente a las células cancerosas del cerebro, y los investigadores añadieron un tinte fluorescente para que bajo la luz infrarroja cercana las células tumorales se puedan distinguir fácilmente del tejido normal.

«Con esta fluorescencia, el tumor se ve mucho más claro porque se ilumina como un árbol de Navidad», explica Adam Mamelak, autor principal de la nueva investigación.

Este ensayo clínico temprano estableció que el BLZ-100 es seguro, no tóxico y efectivo en la unión con tumores cerebrales. Diecisiete pacientes adultos con cáncer cerebral fueron evaluados y se encontró que el compuesto de imagenología no genera efectos secundarios adversos, mientras que ilumina efectivamente a la mayoría de los tumores.

Junto con el nuevo agente de imagenología, el ensayo clínico estaba probando un sistema de cámara experimental que puede tomar simultáneamente imágenes de infrarrojo cercano y de luz blanca. Anteriormente, para lograr este tipo de imagenología dual en un ambiente quirúrgico, se necesitaban múltiples cámaras voluminosas. Esta nueva tecnología permite cambiar en tiempo real entre dos vistas de imagenología, ayudando a los cirujanos a concentrarse en los tumores cerebrales y a extirpar eficazmente el tejido canceroso.

«Para un cirujano, esta integración perfecta de la imagen de fluorescencia en el microscopio quirúrgico es muy atractiva», agrega Mamelak.

La técnica de imagenología completa se está sometiendo actualmente a un ensayo clínico más amplio, incluyendo un estudio que involucra cáncer cerebral pediátrico, antes de una esperanzadora aprobación de la FDA en un futuro cercano. Se sugiere que el compuesto BLZ-100 también puede ser efectivo para tratar otros tipos de cáncer.

«La técnica de este estudio es muy prometedora no sólo para los tumores cerebrales, sino para muchos otros tipos de cáncer en los que necesitamos identificar los márgenes de los cánceres», dice Keith Black, de Cedars-Sinai. «El objetivo final es dar mayor precisión a la atención quirúrgica que brindamos a nuestros pacientes».