El año pasado, erenumbab fue aprobado por la FDA, el primero de una clase completamente nueva de medicamentos diseñados para ayudar a los pacientes de migraña a llegar al público en general. Un estudio está informando ahora los resultados exitosos de la Fase 3 de un ensayo clínico para una nueva iteración administrada por vía oral en esta clase de medicamentos, antes de una posible aprobación de la FDA a finales de este año. Pero algunos científicos están empezando a cuestionar cuán clínicamente útiles son en realidad estos nuevos medicamentos para la migraña.

Durante los últimos años ha habido una importante investigación que examina el papel del péptido relacionado con los genes de la calcitonina (CGRP) en la activación de las migrañas. La investigación ha demostrado claramente que el CGRP contribuye a las condiciones de dolor de una migraña, por lo que los científicos han estado trabajando en el desarrollo de tratamientos que bloquean los receptores clave del CGRP en el cerebro.

El primero de estos antagonistas CGRP en ser aprobado por la FDA fue el erenumab, en mayo de 2018, y varios otros antagonistas CGRP similares han sido aprobados por la FDA desde entonces. Estos nuevos medicamentos se administran generalmente mediante una inyección, y no son exactamente baratos. El erenumab, por ejemplo, tiene un precio anual de alrededor de 6.900 dólares.

El último medicamento que está a punto de ser aprobado por la FDA se llama rimegepant. Esta droga en particular es notable en que viene en forma de tableta, para ser tomada a medida que comienza un ataque de migraña. Los resultados de un ensayo de fase 3 informan que casi el 20 por ciento de los pacientes que tomaban rimegepant estaban libres de dolor por migraña a las dos horas de haber tomado la tableta. Esto se compara con el 12 por ciento que reporta el mismo estado libre de dolor con un placebo. Se informaron reducciones importantes de los síntomas en alrededor del 37 por ciento de los sujetos de rimegepant, frente a apenas el 25 por ciento en un grupo de placebo.

«Estos resultados confirman que el mecanismo de acción del rimegepant, que bloquea la vía CGRP, alivia eficazmente el dolor y los síntomas asociados que se producen durante los ataques de migraña aguda», dice Richard Lipton, primer autor del nuevo estudio. «Como alguien que ha estudiado los bloqueadores CGRP durante más de una década, me complace ver sus beneficios confirmados en un ensayo clínico a gran escala».

Por supuesto, no es irrazonable preguntar qué tan significativos son en realidad estos resultados del ensayo. Pueden ser estadísticamente significativos, pero ¿son clínicamente significativos? Después de todo, estos resultados del rimegepant no son mucho mejores que un placebo, y demuestran que el fármaco es ineficaz en la gran mayoría de los pacientes.

Un artículo de dos neurólogos, publicado a finales del año pasado en la revista Headache, sugiere que el rimegepant ha demostrado hasta ahora resultados clínicamente irrelevantes. Los científicos llegaron hasta el punto de considerar que el rimegepant, y otro potencial antagonista oral del CGRP, eran similares a la ropa nueva del emperador, y muy pocos en la comunidad de investigación gritaban con franqueza la baja eficacia de estos medicamentos.

En cuanto al erenumab, un grupo de médicos de la Universidad de Ciencias y Salud de Oregon realizó recientemente una revisión de la eficacia del medicamento desde que fue aprobado por la FDA, y los resultados no son del todo prometedores. La revisión consideró 28 pacientes con migrañas incapacitantes y frecuentes tratados con erenumab durante tres meses.

Al principio del tratamiento, los pacientes informaron que sufrían al menos 25 dolores de cabeza al mes. El objetivo establecido por los médicos fue que el tratamiento redujera el número de dolores de cabeza en al menos 50 por ciento. Ningún paciente alcanzó ese objetivo después de tres meses de erenumab. La revisión informa que sólo seis pacientes alcanzaron al menos una reducción de 25 por ciento en el número de migrañas. Juliette Preston, directora del centro de dolor de cabeza de la OHSU, dice que considerando el alto precio del erenumab, este no es un buen resultado.

En este momento no está claro cuánto costará exactamente el rimegepant, suponiendo que la FDA apruebe el nuevo medicamento, lo cual es probable. Y aunque el péptido relacionado con el gen de la calcitonina (PCRG) es indiscutiblemente un mecanismo relevante en el inicio de las migrañas, no está claro si esta nueva clase de fármacos aportará la revolución clínica en el tratamiento de la migraña que muchos podrían haber estado esperando en los últimos años.