La resonancia magnética (RM) es una gran herramienta para diagnosticar enfermedades en diferentes órganos y tejidos, pero puede ser costosa y engorrosa. Ahora, los ingenieros del Centro de Fotónica de la Universidad de Boston han desarrollado un nuevo dispositivo, lo suficientemente pequeño como para que el paciente lo lleve dentro de la máquina, que podría aumentar la señal y proporcionar imágenes de mayor resolución con menor fuerza magnética.

La RMN puede ser más segura que otras técnicas de imagenología como los rayos X, pero aún así no es la experiencia más placentera. Los pacientes tienen que estar perfectamente quietos durante una hora o más, ya que una máquina ruidosa y claustrofóbica escanea su cuerpo. Las últimas máquinas de RM aumentan la potencia del campo magnético para obtener imágenes de mayor resolución, pero eso puede causar estragos en los dispositivos implantados del paciente o incluso en los empastes dentales.

El nuevo dispositivo podría ayudar a aumentar el poder de imagenología de las máquinas más comunes que usan campos magnéticos de baja intensidad. En teoría, el equipo dice que el nuevo dispositivo podría eventualmente ser usado con dispositivos de RM de campo mucho más bajo, lo que a su vez podría hacer el proceso mucho más barato y más accesible en lugares que actualmente no pueden permitirse los costosos sistemas.

El nuevo dispositivo es un metamaterial magnético, compuesto por un conjunto de pequeños cilindros llamados resonadores helicoidales. Cada uno de estos tubos mide aproximadamente 3 cm (1.2 pulgadas) de alto y está hecho de una cubierta plástica impresa en 3D envuelta en una bobina de alambre de cobre delgado. Estos resonadores amplifican el campo magnético de la máquina, aumentando significativamente la relación señal/ruido (SNR) y produciendo imágenes más claras del cuerpo en aproximadamente la mitad del tiempo.

Este metamaterial podría ser incorporado en la cama en la que el paciente se acuesta durante la exploración, o convertido en un dispositivo portátil que envuelve la cabeza, el abdomen o cualquier otra parte del cuerpo que sea el foco de la RMN.

Para probarlo, los investigadores escanearon patas de pollo, tomates y uvas usando su nuevo metamaterial y una máquina de resonancia magnética de fuerza comercial. Por supuesto, descubrieron que el metamaterial daba un aumento de 4,2 veces en el SNR. En comparación, el equipo dice que obtener imágenes de la misma calidad sin el nuevo dispositivo requeriría escaneos hasta 13,9 veces más largos.

Este no es el único enfoque para acortar los tiempos de la RMN o mejorar los resultados. Otros equipos han intentado utilizar inteligencia artificial, algoritmos especializados u otros resonadores metálicos, con resultados variables. En conjunto, la larga estancia en una máquina de RMN puede no ser tan incómoda por mucho más tiempo.