Los celos ¿Cómo lidiar con ellos y superarlos?

Relacionado

  • Debemos aprender a manejar nuestra voz interior autocrítica que es la que nos genera inseguridades

Experimentar distintos tipos de sentimientos es lo más normal para cualquier ser humano, pasando por el amor, odio, amistad y cariño, sin descartar el rencor o los celos. En este último vamos a detenernos un poco más. Nadie disfruta teniendo celos, pero se trata de una emoción que es inevitable experimentar en algún momento de nuestras vidas. 

Se puede decir que nos enfrentamos a un problema de celos, no cuando los experimentamos ocasionalmente, sino cuando no tenemos control sobre ellos. Puede llegar a ser muy perturbador permitir que los celos nos dominen, que lleguen a moldear parte de nuestra personalidad e influir en cómo nos sentimos con nosotros mismos y con nuestro entorno. 

Es por ello que estar conscientes y entender de dónde provienen tales sentimientos para manejarlos sanamente es esencial para sobrellevar muchos aspectos de la vida, sobre todo cuando se trata de las relaciones interpersonales, pero también para el alcance de nuestro objetivos y metas personales. 

Seguramente ya hemos escuchado que el sentir celos de una manera frecuente y descontrolada, está ligado a una baja autoestima. Algunos estudios de especialistas en el área han demostrado que todo depende del grado de pensamientos autocríticos que tengamos sobre nosotros mismos, así como también puede deberse a la vergüenza que sintamos por nuestro pasado. 

Todo esto conlleva a alimentar pensamientos destructivos y a impulsar constantes evaluaciones, comparaciones y prejuicios de nosotros. De ahí la importancia de saber lidiar con los celos.  Esa “voz interna” que surge cuando sentimos celos puede estar llena de autocríticas y no nos permite pensar lúcidamente sobre qué hacer ante la situación que estamos afrontando en el momento. 

Aprender a manejar los celos

El dato más interesante

…Nunca actúes mientras sientes celos, primero debes reflexionar y, muy importante, encontrar el momento justo para comunicarlo a la persona adecuada…

El sentirnos traicionados y rechazados por nuestra pareja causa mucho dolor, pero suele doler mucho más lo que nos puede decir esa voz sobre nosotros mismos: “has sido un tonto (a), te vas a quedar solo (a), no vuelvas a confiar en nadie” etc. 

Tipos de celos

Para hacer más gráfico cómo esa maligna voz interna puede influir gravemente en nuestra personalidad, acciones y pensamientos, mencionamos a continuación dos tipos de celos. El primero lo denominamos celos románticos y el segundo lo llamaremos celos competitivos. 

Celo romántico

Realmente una relación de pareja se lleva mejor cuando las personas no son tan celosas. A medida que podamos controlar mejor los sentimientos, respetar espacios y aceptar la conducta de nuestro compañero, mejor estará nuestra relación y nosotros mismos. Es necesario recordar que, la mayoría de las veces, los celos provienen de nuestras propias inseguridades. Esto a su vez, conlleva a la desconfianza y en muchas ocasiones, a ver situaciones ficticias que pueden hacernos actuar de manera equivocada, irrespetando al otro.

Por lo general, estos sentimientos mal canalizados se originan por experiencias pasadas. Inconscientemente imitamos conductas de nuestros padres, tendemos a repetir y recrear experiencias de familiares. Un ejemplo claro es si experimentamos sentimientos de abandono de niños, por lo cual podemos sentir con más fuerza si de alguna manera, somos ignorados por nuestra pareja. 

Estas mismas experiencias nos llevan a elegir algún tipo de pareja en particular. Solemos repetir patrones. Si venimos de una familia unida donde padre y madre llevaron una relación sana, queremos obtener una relación similar y por ende, tendemos a imitar conductas y criterios similares a la de nuestros padres. Cómo se comportaba papá con mamá, se convierte en un patrón a seguir, y viceversa.

A pesar de ello, no importa cómo fueron nuestras vivencias en el pasado, todo dependerá  de cuán abierto nos sentimos a vivir nuevas experiencias, sin ser relevante cómo resulten al final de camino. Saber controlar ese susurro interno será la clave para manejar tales sentimientos que generan incertidumbre.

Los que tienen una naturaleza más celosa y que están un poco más familiarizados con estos sentimientos, sufren de ataques desmedidos y dan por sentado algunas situaciones: “ya no quiere estar conmigo”, “tiene a otra persona”, “soy muy aburrido para él o ella”, suelen ser las frases más recurrentes en nuestros pensamientos autocríticos.

Un gran error que cometen las personas celosas es separarse de su pareja sin comunicar sus sentimientos. Esto tiende a convertirlos en personas mucho más inseguras, mientras que quienes optan por acercarse, ser más cariñosos y hablan sobre lo que sienten, terminan controlando mejor el sentimiento y superandolo, en cierta medida.  

Celos románticos

Celo competitivo

Este tipo de celos puede relacionarse un poco con la envidia. Es muy natural querer los que otros ya tiene y sentirnos en competencia por alcanzar lo mismo. No obstante, la manera cómo usamos o manejamos ese sentimiento es determinante para alcanzar sanos niveles de satisfacción, autorrealización y confianza. 

Si por el contrario, usamos este sentimiento para alimentar esa voz interna de la que ya venimos hablando, para derribarnos y señalarnos, claramente se trata de un patrón destructivo y con efectos que llegan a influir en nuestra moral y por supuesto, en nuestros niveles de autoestima.

Por otro lado, si manejamos este sentimiento que hemos denominado como “celos competitivos” y no permitimos que caiga en manos de nuestra voz crítica, podremos usarlos para reconocer todo lo que queremos y sentirnos mejor enfocados hacia el alcance de nuestros propios objetivos. 

Es, hasta cierto punto, saludable permitirnos tener estos pensamientos o sentimientos competitivos sin prejuicios pero, si permitimos retorcer tal pensamiento podemos terminar lastimados o lastimando a esa otra persona. 

Si nos encontramos teniendo un episodio exagerado o una conducta altisonante ante un sentimiento de celo o envidia, debemos hacer consciencia de lo que eso puede desencadenar. En este caso es necesario saber qué es lo que nos hace sentirnos de tal forma: ¿Es el éxito de un amigo cercano?, ¿tu ex está sosteniendo una nueva relación?, ¿prestan más atención a las gestiones laborales de un compañero que a las tuyas? En este punto es importante saber de dónde surgen tales sentimientos y cuál es su origen para entender nuestra propia conducta y trabajar sobre ello, porque es eso lo que nos lleva a sentirnos inseguros y a tener compasión de nosotros mismos.   

¿Qué hacer con los celos?

Vamos a mencionar algunas consejos claves para que puedas aprender a manejar los celos…a lidiar con ellos, porque recuerda que hasta cierto punto, es sano y natural experimentar este sentimiento. 

celos

Piensa conscientemente en qué los provoca 

Es importante reflexionar para tamizar esas sensaciones, saber qué es lo que los provoca y por qué. Mientras más conozcamos de donde provienen estas actitudes, podremos encontrar respuestas claras y canalizar los celos de una forma sana, sin afectar tus relaciones con los demás.

Permanece calmado 

No importa el nivel de celos que estemos experimentando, debemos encontrar la manera de calmarnos y suavizarlos. Recuerda que aunque podemos sentirnos muy fuertes en ese momento, si afrontamos serenamente la sensación, esta  irá disminuyendo poco a poco. Es posible reconocer nuestros celos sin tener que actuar sobre ellos. Puedes calmarte dando un paseo, haciendo respiraciones profundas, meditando, entre otras estrategias. 

No actúes

Esa voz interna suele decirnos que hagamos esto o aquello cuando nos sentimos celosos y nos lleva a ejecutar acciones de las que luego, casi siempre, nos arrepentimos. Podemos ver este sentimiento como un espiral. No podemos actuar cuando estamos en el nivel más alto. Esto puede convertirse en un autosaboteo y no es lo que queremos. Por eso el consejo anterior es tan importante. 

Habla de lo que sientes

No hay mejor consejo que hablar sobre lo que sientes con la persona adecuada. Esa que nos valora y que ahonda en nuestros puntos positivos y que evita que estemos dándole vueltas a pensamientos autocríticos y destructivos. Es esa persona la que necesitamos en ese momento. Todos contamos con amigos que suelen exaltar nuestras cualidades y que nos ayudan a disipar pensamientos negativos y autodestructivos. 

Por último, es importante destacar que para manejar de una forma correcta los celos hace falta madurez emocional, además, se necesita gran voluntad para manejar esa voz interior autocrítica que todos tenemos dentro y que termina generando nuestras inseguridades. 

Asimismo, es necesario tener fuerza de voluntad para no actuar compulsivamente, justo cuando tenemos los celos a flor de piel. Si aprendemos a lidiar con los celos, seremos personas más seguras y contaremos con relaciones más sanas, bien si son relaciones amorosas, de amistad, laboral, familiar o cualquier otra. 

Otros artículos

Comentarios

Popular