Los simbióticos contribuyen con la salud intestinal al enriquecer la microbiota

Relacionado

Los estudios de laboratorio han arrojado resultados exitosos al equilibrar la microbiota y prevenir la aparición del cáncer y otras enfermedades crónicas

Los avances científicos han alcanzado excelentes resultados en el tratamiento de las afecciones intestinales, ejemplo de ello, es la presentación de nuevos alimentos  funcionales (simbióticos), obtenidos a partir de sustratos, los cuales son altamente beneficiosos para el organismo.

Hace un tiempo, los médicos recomendaban el uso de prebióticos y de probióticos para mantener la salud intestinal, pero gracias a estudios, se determinó que se puede lograr un mejor efecto si son trabajados de manera continua, lo que resulta muy útil. De esta forma, salieron al mercado los simbióticos, con alta capacidad para fortalecer las defensas a través de bacterias saludables que paulatinamente, van colonizando el intestino.

Ventajas del uso de simbióticos

Realmente los simbióticos ofrecen múltiples beneficios para la salud, en especial porque permiten aumentar la flora intestinal, purificando la microbiota para prevenir una serie de patologías intestinales, que por lo general inician con gastritis y colon irritable. 

Paralelamente, incrementa las defensas al evitar la aparición de elementos patógenos, responsables de las infecciones, al tiempo que contribuyen con la generación de ácido láctico, con facultades antimutágenas y anticancerígenas, según los análisis tumorales. Otro beneficio de los simbióticos, es que alivia el estreñimiento y controla la diarrea.

simbióticos
Una combinación de prebióticos y probióticos da lugar a la sinergia simbiótica.

Recomendaciones

Sin embargo, antes de adquirir estos productos, es importante llevar un estilo de vida saludable, al igual que una alimentación sana y balanceada, no sin antes verificar la factibilidad de las cepas microbióticas y la calidad de las moléculas que hayan sido activadas (en la etiqueta). 

Es vital que los pacientes estén informados para que adquieran el simbiótico que más se adapte a su organismo, partiendo del criterio de que nacen tras un arduo proceso de innovación tecnológica y nutricional. Por ende, algunas compañías se especializan en la comercialización de este tipo de suplementos de última generación.

En aras de garantizar el desarrollo de la microbiota, los laboratorios se esfuerzan en incluir las cepas más efectivas para que el resultado sea el esperado. La fitonutrición es una línea clave para el bienestar, sin importar el rango de edad, cualquier persona puede mejorar su calidad de vida sin sufrir ningún tipo de efecto secundario.

Y es que aparte de mejorar las defensas, los simbióticos son esenciales para optimizar el proceso digestivo, al igual que ciertas funciones mentales, logrando el peno equilibrio emocional. De acuerdo con los expertos, un simbiótico es una mezcla de microorganismos vivos y sustratos. Los microorganismos del huésped los utilizan de manera selectiva para obtener el máximo provecho para la salud.

Panel de expertos 

Aunque aún hay muchas reservas al respecto, lo cierto es que los simbióticos han logrado ampliar toda una cuota de mercado, convirtiéndose en suplementos imprescindibles. Por ello, analistas internacionales se dieron la tarea de elaborar un nuevo informe que se encuentra en consenso para derribar mitos y sentar un precedente para investigaciones futuras.

El tema de los simbióticos salió a la luz en 1995, cuando se evaluó la necesidad de aportar una alternativa saludable a los pacientes con afecciones intestinales, sustentada en la innovación. Sin embargo, desde entonces el concepto ha sido amplio y tiende a generar confusión, inclusive en la misma comunidad de científicos. Una declaración de consenso pasa a ser una guía tanto en la industria, como en el ámbito académico y hasta en los mismos consumidores.

De hecho, los investigadores resaltan la importancia de tomar en cuenta una serie de parámetros para englobar esta nueva definición, que va más allá de la simple combinación de pre y probióticos. La clave está en que se prueben y que los resultados sean positivos, sin cerrarse a la innovación.

simbióticos
Los simbióticos se encuentran en derivados fermentados de la soja y en el chucrut.

Simbióticos sinérgicos

Para ser más precisos, los especialistas señalan que los simbióticos sinérgicos son aditivos y en conjunto, los beneficios para la salud son específicos. Muchos de los productos de venta libre están elaborados con ingredientes nuevos que no se incluyen en las definiciones vigentes de prebióticos y probióticos. 

Se habla de un efecto sinérgico, debido a que actúan tanto en el intestino delgado como en el intestino grueso, aportando una fuente extra de energía, modulando el metabolismo y conservando la bioestructura intestinal, mediante el incremento de los niveles ácidos y grasos de cadena corta (hidratos de carbono). 

Particularmente, el sustrato es esencial para la preservación de los probióticos, lo que constituye una importante fuente de energía que se consigue al alterar el microbioma. Pero, no es un asunto que se pueda tomar a la ligera, ya que aún existen protocolos de prueba en diferentes huéspedes para medir el alcance, tomando en cuenta factores como el sexo, la edad y el estado de salud, lo que incluye, además, estudios en animales.

Los expertos apuestan a una expansión de la industria dedicada a la elaboración y comercialización de simbióticos, con el aval de los profesionales de la medicina, quienes tienen el compromiso de seguir de cerca la evolución de sus pacientes, indicándose cuál es el suplemento que mejor responderá a sus necesidades.

Los informes son precisos al demostrar que sus efectos no sólo son positivos para la salud gastrointestinal, sino que son de utilidad y cubren diferentes requerimientos, bien sea porque se indique su uso en geriatría, en niños, en adultos o en pacientes asmáticos o con enfermedades cardíacas.

Alimentos funcionales

Empleados como una estrategia para el abordaje de los pacientes críticos, los expertos corroboraron que la salud intestinal es clave para la recuperación, en especial para las personas que recientemente se han sometido a intervenciones quirúrgicas.

Al introducir componentes que previenen las infecciones y la inflamación, las secreciones gastrointestinales se mantienen en un entorno óptimo que mejora las condiciones generales, reduciendo la aparición de microorganismos patógenos y de otras toxinas y células malignas.

Curiosamente, está comprobado que la microbiota intestinal incide en la gestión emocional, secreta una serie de neurotransmisores y se relaciona con el control del dolor, el control de la temperatura, las reacciones alimentarias, el desempeño sexual, la ansiedad y el ciclo del sueño. Al conservar las bacterias saludables (Bifidobacterium infantis, Lactobacillus acidophilus, Lactobacillus rhamnosus, y Bifidobacterium longum) y las fibras, el beneficio es alto para el máximo desempeño. 

Desde un laboratorio, ahora es posible diseñar suplementos únicos que elevan el mecanismo de defensa de las personas mayores, reforzando los nutrientes y la cantidad de sustancias antioxidantes que son ideales para la coagulación. Los pacientes que han recibido tratamientos con simbióticos han sentido una gran mejoría, al aliviar las molestias ocasionadas por pancreatitis, hepatitis y otras afecciones, lo cual constituye una potencial ventaja frente al uso de antibióticos, que en ocasiones, no son tan eficientes.

simbióticos
Los pacientes con enfermedades crónicas han experimentado mejoría complementando el tratamiento con simbióticos.

Una alternativa terapéutica

El avance de la ciencia permite que los pacientes en grave estado de salud tengan una esperanza de vida, gracias a tratamientos alternos nutricionales, más avanzados que los que se administran por vía oral. Anteriormente, se utilizaban sondas rectales para introducir fórmulas nutricionales a los pacientes que no podían complementar su alimentación de forma correcta. Luego, esto fue sustituido por la vía intravenosa, hasta que surgieron estos nuevos productos, tras la puesta en marcha de valiosas investigaciones.

De este modo, visualizar un sistema de nutrición parenteral pasó a ser la prioridad, tomando en cuenta las fortalezas del sistema inmunológico, aparte del rol preponderante de la mucosa gastrointestinal. Efectivamente,  las enzimas microbianas son la clave para elevar la función inmune y prevenir las infecciones en las vías respiratorias y en el tracto urinario.

simbióticos
Los simbióticos fortalecen el sistema inmunológico de los adultos mayores.

Ventajas potenciales

Con la intención de enriquecer los productos alimenticios (sin azúcar añadida), nacen los simbióticos con el fin de aportar simultáneamente probióticos y prebióticos, así se adquieren los microorganismos necesarios para mantener intacta la flora intestinal, lo que se traduce en una vida sana, libre de enfermedades. 

Con los simbióticos es posible controlar la diabetes, la artritis, la esclerosis y la fibromialgia. Además, reducen los niveles de grasa y azúcar en el flujo sanguíneo. Son perfectos hasta para tratar la obesidad, la distrofia muscular y los trastornos cerebrales vinculados con alteraciones hepáticas.

Paralelamente, reducen el colesterol, alivian las alergias, los eczemas atópicos y facilitan la absorción de los minerales en el organismo, entre ellos el hierro, el magnesio y el calcio, al igual que otras vitaminas. Cabe resaltar que el uso exagerado de medicamentos reduce la colonia microbiana, por ello, muchas funciones esenciales del cuerpo humano quedan limitadas. Esto también tiene que ver con factores de riesgo como la alimentación deficiente, el estrés, la ingesta de alcohol o el tabaquismo.

En síntesis, los expertos subrayan que tomar simbióticos es una excelente estrategia para integrar una serie de compuestos y sustratos específicos de gran utilidad para la flora bacteriana, lo que se traduce en beneficios superiores, en comparación con una toma aislada de pre o probióticos.

¿Dónde se encuentran los simbióticos?

Estos alimentos complementarios por lo general se consiguen en polvo o en cápsulas de venta libre en el mercado, aunque se pueden obtener de los derivados fermentados de la soja, el chucrut (col) o el miso, esto incrementa su valor nutricional y perduran porque los microorganismos tienen la capacidad de regenerarse.

Con tecnologías de microencapsulación, es posible la elaboración de innovadores simbióticos que contienen todos los biocompuestos aptos para ampliar la inmunidad sistémica a través de la microbiota. Para algunos médicos, se trata de una modalidad complementaria de inmunoterapia que promueve la competitividad en la industria alimentaria. 

Otros artículos

Comentarios

Popular