Los investigadores de Rutgers han creado un dispositivo portátil que, según dicen, puede determinar la eficacia de los medicamentos de quimioterapia para un paciente específico, en tiempo real, con una precisión de casi 96 por ciento. Al asociar los biosensores con el aprendizaje automático, el dispositivo proporciona resultados inmediatos, ayudando a la selección de mejores fármacos y reduciendo al mismo tiempo los posibles efectos secundarios.

La quimioterapia se considera a menudo como un enfoque de escopeta en la batalla contra el cáncer. Aunque puede matar las células tumorales, también puede matar o dañar las células sanas en el proceso. Este daño colateral químico es lo que causa efectos secundarios como la pérdida de cabello y problemas gastrointestinales para muchos que se someten a tratamiento para el cáncer. Por lo tanto, si se puede encontrar un enfoque más personal y específico -uno que reduzca la elección de medicamentos a sólo los que tienen la mejor potencia de fuego para matar el cáncer para ese paciente en particular-, entonces son buenas noticias para todos.

Los miembros del equipo de investigación provienen de los campus de ingeniería y medicina de la Universidad de Rutgers. El equipo reunió una serie de habilidades para crear el novedoso dispositivo que funciona identificando y contando las células cancerosas vivas a medida que pasan entre los electrodos microfabricados a través de un pequeño canal fluídico. Utilizando la espectroscopia de impedancia multifrecuencia en combinación con el aprendizaje automático para mejorar la precisión, el sensor determina si una célula está viva o muerta debido a sus propiedades eléctricas específicas.

En la actualidad, los dispositivos utilizados para analizar la viabilidad celular se basan en la tinción de las células para determinar su estado, pero este método de tinción puede perjudicar el análisis molecular y la caracterización de las células a lo largo de la línea. El dispositivo construido por el equipo de Rutgers no requiere manchas, lo que elimina este problema y abre nuevas oportunidades de análisis.

En el estudio, el equipo probó el dispositivo usando células cancerosas que habían sido tratadas con dosis variables de un medicamento anticanceroso, y encontró que el dispositivo tenía una precisión de hasta 95.9 por ciento. La siguiente fase consistirá en probar el dispositivo en muestras tumorales de pacientes, con la esperanza de que eventualmente, los regímenes de quimioterapia puedan ser probados antes de administrarlos a los pacientes. Si esto resulta efectivo, los pacientes de quimioterapia pueden tener mejores resultados con muchos menos efectos secundarios.