Telemedicina en México es un desafío para enfrentar crisis sanitaria

Relacionado

La telemedicina es una práctica confiable que, apoyada en la tecnología, contribuye con el descongestionamiento de los principales centros asistenciales de la red pública del país que se han visto colapsados por la pandemia

Ninguna persona en el mundo quedó a salvo del COVID-19. En poco tiempo, esté virus pasó a ser mortal, apagando los sueños de muchos ante la mirada atónita de los países más desarrollados. Esto prácticamente obligó al personal de salud a enfrentar todo un desafío sanitario, con la intención de aplanar la curva de contagio y contrarrestar los efectos de la pandemia.

En este ámbito, al igual que el teletrabajo, la telemedicina se convirtió en una potencial herramienta para abarcar a un universo infinito de pacientes, muchos de ellos resguardados en casa y que gracias a la tecnología, pudieron reforzar sus medidas de seguridad, contando con la orientación médica en condiciones de alto riesgo.

En fin, un punto a favor para la tecnología que, una vez más, aporta múltiples beneficios y esperanzas a la humanidad. Pero, a ciencia cierta, ¿qué es la telemedicina? Sus usos han innovado todo el panorama sanitario en México, de modo que explicamos a continuación cómo funciona y de qué manera ha logrado beneficiar a la colectividad en Latinoamérica. 

Asistencia remota

En líneas generales, la Organización Mundial de la Salud (OMS) define la telemedicina como el uso de la tecnología de la información para llevar servicios médicos e información de un lugar a otro. Según los expertos, desde hace más de un siglo se ha utilizado como alternativa terapéutica para levantar diferentes diagnósticos, en varias especialidades, de modo que la movilidad pasa a un segundo plano con la atención que un profesional puede ofrecer a distancia.

De esta forma, la telemedicina en México ha avanzado al punto de favorecer a los habitantes de las regiones más retiradas de la capital, considerando que geográficamente, los principales centros de salud se ubican en las grandes ciudades, mientras que los pequeños poblados carecen de servicios de asistencia. 

Telemedicina
Alianzas entre el sector público y privado contribuyen con el desarrollo de la telemedicina en México.

Cero movilidad

Al trascender fronteras, Richerand, Chávarri y Gómez (2012) señala que la cobertura es aún mayor, con lo cual se garantiza el acceso al sistema de salud con tratamientos, mientras que se reducen al máximo los gastos por concepto de traslado y alojamiento en la capital. Ciertamente, la telemedicina es una gran oportunidad para todos en tiempos de COVID-19, razón por lo cual se ha afianzado esta práctica en la zona, donde se han afinado estrategias, determinando qué es lo que se requiere para fortalecer el programa sanitario mexicano.

Según datos de la Secretaría de Salud, en el 2015 se registró un total de 606 centros en 21 localidades y se atendieron un poco más de tres millones de pacientes, quienes accedieron a diferentes servicios médicos a distancia. Con el firme propósito de facilitar la inclusión en las zonas más lejanas, comenzó a abordarse el tema durante el Congreso de Telesalud Región las Américas 2015.

Paulatinamente, se fue incrementando la atención, lo cual estuvo sujeto a directrices del Centro Nacional de Excelencia Tecnología en Salud (Cenetec). Evaluando el histórico, desde el 2013 las consultas fueron en ascenso, mientras que un gran número de profesionales se ha ido formando para usar eficientemente las herramientas tecnológicas para efectuar exámenes, analizar muestras y hacer valoraciones a distancia.

Red de apoyo asistencial

Sin importar el lugar, las comunicaciones a través de vías electrónicas fluyen con inmediatez, de modo que se puede intercambiar información en tiempo real en función de contribuir con el bienestar y la salud. Así, se ha conformado toda una red de especialistas en diferentes áreas, entre las cuales se puede mencionar: cardiología, medicina interna, pediatría, ginecología, dermatología, radiología, otorrinolaringología, neumonología, entre otras.

Es así como los pacientes reciben la atención directamente en su hogar, con lo cual se ha logrado descongestionar las salas de emergencia de los centros hospitalarios. Conscientes de que en algunas zonas la conectividad es limitada, el gobierno mexicano ha girado directrices para potenciar el uso satelital en las unidades médicas móviles.

De esta forma, la telemedicina en México se ha convertido en una prioridad, por ende, se ha impulsado el uso y desarrollo de las Tecnologías de Información y Comunicación. Las expectativas son muchas, así que se está evaluando el alcance de la salud digital en México. 

Telemedicina
Ir a la par de la tecnología es todo un desafío para el personal sanitario.

Proyectos en acción

En efecto, la telemedicina es una atractiva opción que rompe con el paradigma convencional de la salud, obligando a los sanitarios a actualizarse para evitar el colapso del sistema. Y es que los medios de comunicación incrementaron la angustia de la colectividad, al informar que los hospitales llegaron hasta el tope máximo por el alto número de contagios por COVID-19.

Ante esto, los investigadores han encontrado una oportunidad para desarrollar proyectos satelitales enfocados en habilitar toda una red de banda ancha full velocidad, para así atender a una mayor cantidad de pacientes a través de la telemedicina en México, apegados a las medidas de confinamiento y distanciamiento social.

La mayoría de las clínicas y los centros de salud se han enlazado con servidores, al igual que los laboratorios y otros establecimientos, para analizar la información de los pacientes, en alianza con la empresa satelital SES, la SCT y TELECOMM, quienes idearon un sistema gratuito para canalizar 22 MHz (con 1 Mbps de descarga y 512 Kbps para subir), lo que es igual a un ancho de banda consistente, útil para transferir imágenes, audio, videos y demás archivos con una resolución aceptable. 

Apps especializadas

Sin duda, la innovación ha sido la clave para superar la pandemia. Sin embargo, la infraestructura en materia de conectividad es determinante para canalizar los casos de riesgo y las urgencias que deben ser atendidas de manera remota.

Apoyándose en aplicaciones, es posible que los médicos pasen revista a través de videoconferencias, mientras revisan estudios. En los países desarrollados se ha visto cómo realizan operaciones a través de robots que pueden controlar a distancia, lo cual es todo un reto para los especialistas en Latinoamérica. 

El principal apoyo del personal de salud son las apps que llevan la telemedicina en México a otro nivel, aportando un valor agregado. La capacitación es esencial, pues de ello depende que la atención a distancia sea todo un éxito. 

En los últimos meses también se ha promovido el uso de plataformas por suscripción, con la intención de garantizar el acceso a un servicio Premium. Pese a que aún hay mucha desconfianza en cuanto al tema, representantes de startups mexicanas subrayan que en la Unión Europea, la telemedicina es una práctica común.

Telemedicina
El servicio de salud a distancia ayuda a descongestionar los centros hospitalarios frente al impacto del COVID-19.

Salud a la mexicana

De acuerdo con Itzel Ocampo, líder de la startup Doc.com, es esencial manejar esta herramienta para aprovechar al máximo sus beneficios. Al igual que otras App, esta se encuentra gratis disponible en las tiendas Android y en la de Apple. Están diseñadas para facilitar el acercamiento entre el público y los profesionales de la medicina.

Con base en la inteligencia artificial, se pretende romper además con la brecha, considerando que muchas personas no cuentan con los recursos económicos necesarios para pagar una consulta médica, sin mencionar el hecho de que no todos los países cuentan con acceso a Internet en zonas remotas. 

Cabe resaltar que en México, solo el 73% de la población tiene acceso a Internet y a servicios de telefonía, lo cual equivale a 86 millones de personas aproximadamente. Por otro lado, un estudio arrojó que tan solo el 5 por ciento de la colectividad se ha interesado por descargar aplicaciones que tienen que ver con la salud.

Avances

Empresas como ByPrice están en la onda de la telesalud. En esta ocasión lanzaron un nuevo proyecto, con el cual estiman facilitar la adquisición de medicamentos y el pago de consultas médicas a precios solidarios. Vale acotar que son expertos, pues cuentan con una herramienta que compara productos de farmacias y otros establecimientos. 

Según reseña la revista Forbes, está en boga la oferta de servicios integrales de salud que incluyen la telemedicina en México, prescripciones digitales, pagos y entregas a domicilio. En el caso de Salud México, durante el primer trimestre de este año, se esforzaron en atender cerca de 3 mil consultas a distancia en Ciudad de México, incorporando a los mejores especialistas, haciendo uso de algoritmos para analizar sintomatologías y canalizar los casos. Próximamente, esperan extender su radio de acción hasta Guadalajara y Monterrey, ampliando la cuota de mercado. 

Por otra parte, hay quienes se encuentran estudiando el impacto de lectura por reconocimiento facial de los signos vitales de un paciente, con lo cual se estarían superando limitantes al no efectuar valoraciones presenciales. Un ejemplo de ello, serían los programas que se emplean para mapear los casos de coronavirus, vinculando los síntomas con el ritmo cardiaco.

Aunque, a nivel público, a través del programa de Telemedicina, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) intentó habilitar servicios especiales, aún queda mucho por recorrer, debido a que más allá de gestiones y trámites administrativos, urge activar nuevos servicios médicos, parecidos a la aplicación móvil que ingeniaron para el autodiagnóstico del COVID-19.

Prevención 

La idea es sumar esfuerzos para contener masivamente, frente a la pandemia. De este modo, se espera que más pacientes se queden en casa, aliviando un poco el sistema público de salud. Es evidente que aún los centros privados están atravesando por un fuerte déficit de personal, hecho que amerita un mayor acompañamiento a distancia, sobre todo en las personas de alto riesgo que enfrentan otras enfermedades crónicas.

La expansión del coronavirus a pasos agigantados puso en evidencia la debilidad en cuanto a la infraestructura sanitaria que tenían las potencias más desarrolladas. Ante todo, se confirmó que la tecnología es la solución para solventar las necesidades y atender la alta demanda de servicios médicos, sobre todo en Latinoamérica.

La telemedicina en México se encuentra frente a una seria transformación digital. En este sentido, es esencial incrementar la capacidad de los más de 4 mil recintos hospitalarios, donde cada día es menor el número de camas para atender casos delicados.

Telemedicina
El servicio de salud a distancia ayuda a descongestionar los centros hospitalarios frente al impacto del COVID-19.

Inversión

Mientras se evalúan alternativas para fortalecer la infraestructura hospitalaria y se invierten los recursos en equipamiento de última generación, los costos de operaciones podrían atenuarse con la atención a distancia, aliviando además la preocupación de muchas personas que no cuentan con un seguro médico o prima asistencial. 

Un dato abrumador, según análisis de KPMG, es que por cada mil pacientes en México, hay tres enfermeras y en otros países como Brasil o Argentina hay más personal para atender contingencias. La prevención y el diagnóstico a tiempo son fundamentales, mientras se adecúa lo necesario a la nueva era. 

La calidad y la eficiencia son garantías de la telemedicina en México. Los pacientes serán los protagonistas cuando puedan acceder fácilmente a servicios, consultas, recetas, monitoreo y acompañamiento por parte de los mejores profesionales de la salud. Para muchos, se trata de una utopía, pero para otros, es el escenario ideal para trascender, aprovechando la contingencia y el uso de la tecnología, al servicio de los pacientes.

El avance de la telemedicina estará sujeto directamente a las alianzas que establezca el sector público con el privado, en aras de optimizar la atención y emprender nuevas iniciativas que beneficien a más personas equitativamente, bajo la concepción de un modelo mexicano de salud completamente digital, que hasta el momento se visualiza como un reto para el sector sanitario.

Otros artículos

Comentarios

Popular