Trastorno bipolar: Síntomas, etapas, tratamientos y cómo vivir con él

Relacionado

Existe una gran variedad de trastornos y enfermedades mentales que afectan a millones de personas en todo el mundo, causadas por múltiples factores que aumentan las probabilidade de padecerlas, desde el genético pasando por el biológico, como alteraciones en la química cerebral, embarazo, estrés, lesiones traumáticas cerebrales, consumo de alcohol o sustancias psicotrópicas, entre otros.

El trastorno bipolar es uno de los más comunes. Aunque cifras hablan de que cerca del 4% de la población la padece en países occidentales, se estima que existe un porcentaje más elevado de personas que no se han diagnosticado por no acudir a los médicos debido a que no han presentado episodios frecuente, piensan que solo estan de mal humor, tristes o muy feliz. 

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el trastorno Bipolar se encuentra entre las diez principales enfermedades discapacitantes del mundo, ocupando el sexto lugar de la lista. 

depresión en mujeres

La bipolaridad tiene como principal característica el cambio repentino del estado anímico. Un paciente con esta condición presenta síntomas como los llamados episodios de manía, caracterizados por un estado de ánimo exacerbado, acompañado de estados depresivos.

También es conocida como trastorno maníaco depresivo o depresión maníaca. Esta patología psiquiátrica no tiene cura, es crónica y se padecerá de por vida. En algunos casos requiere hospitalización, pero existen tratamientos efectivos que permiten controlar y suprimir los síntomas, con la ayuda de medicamentos.

La mayoría de los pacientes que presentan esta afección mental comienzan a mostrar los síntomas a partir de los 20 años. Por esta razón, la edad promedio de diagnóstico está entre los 25 y 30 años de edad, tanto en pacientes masculinos como femeninos.

El dato más importante

Aunque se trata de un trastorno mental, los tratamientos permiten que el paciente lleve una vida completamente normal

¿Cómo la bipolaridad afecta la vida cotidiana?

Como esta enfermedad afecta la vida cotidiana del paciente al presentar problemas para estudiar, trabajar o mantener relaciones familiares y amistosas, es importante conocer la sintomatología que pudiera dar indicios de su presencia. 

Acudir a especialistas médicos como psicólogos o psiquiatras, para certificar los síntomas a través de pruebas y test especializado, es la mejor manera de que el paciente comience de inmediato el tratamiento adecuado.

Esta no es una condición limitante siempre que se trate a tiempo. Millones de personas en todo el mundo son tratados a diario con medicamentos que les permiten realizar sus actividades cotidianas, sin miedo a tener algún episodio maníaco o depresivo.

Síntomas del trastorno bipolar

No es una enfermedad mental fácil de diagnosticar por el amplio espectro de factores que definen la enfermedad; y en cada paciente es distinta la forma de manifestarse. 

Los tres principales síntomas del trastorno bipolar:  

  • Episodios depresivos 
  • La manía 
  • La hipomanía. manías depresivas

Estos síntomas pueden durar un par de días o varias semanas. Se pueden presentar varias veces en un año o pasar muchos sin enfrentar ningún episodio.

Las causas que desencadenan el trastorno bipolar no están claras, ya que varían en cada paciente. Lo que sí se sabe es que afecta el mecanismo regulador del estado anímico, específicamente es una disfunción en el sistema límbico del individuo y en la mayoría de los pacientes, algún pariente como padre, madre, abuelo o tío padece este trastorno.

El tiempo de duración de las distintas etapas de esta enfermedad varía, desde un par de días hasta una semana o más. Cuando el paciente presenta un episodio de manía causada por este trastorno, se puede sentir eufórica, impulsiva, enérgica y sobre exaltada.

Es en estos momento cuando puede tener comportamientos como: 

  • compras compulsivas
  • consumo de alcohol y drogas
  • sexo sin discriminación
  • actitudes peligrosas para ellos mismos u otras personas

La hipomanía no es tan severa como la manía, el paciente suele controlar con más facilidad las emociones de euforia y sobre exaltación.

Cuando el paciente presenta la etapa depresiva siente: 

  • Profunda tristeza 
  • desasosiego 
  • desgano, 
  • se siente sin energía, 
  • no tiene interés por cosas de las que disfruta, 
  • insomnio o por el contrario mucho sueño
  • No le consigue sentido a la vida 

Esta última es una fase peligrosa y su entorno familiar se debe estar atento, ya que es aquí donde se puede prevenir un desenlace lamentable para estos pacientes.

Los síntomas son distintos entre hombres y mujeres

El trastorno bipolar se presenta por igual tanto en mujeres como en hombres. Aunque los principales síntomas de esta afección mental son los mismos para todas las personas, existen variantes propias del sexo, ya que en las mujeres se suelen sus cambios hormonales, embarazo, o problemas tiroides. 

En cambio, en los hombres tiende a haber con más frecuencia pensamientos suicidas durante esta fase y se diagnostica en edades más tempranas.

Las etapa de manía en las mujeres suelen ser menos frecuentes que en los hombres y de menor intensidad, sufren más de depresión que de manía y la frecuencia de ocurrencia de los episodios son más seguidos. 

En cambio los hombres sufren más episodios maníacos y son más graves, pero hay mayor periodo de distanciamiento entre estos. Un detalle importante, es que las mujeres acuden más a los médicos y especialistas que los hombres, quienes también abusan de sustancias psicotrópicas más que las mujeres.

episodios depresivos

Otro dato 

De acuerdo a las diferentes etapas del trastorno, es muy importante vigilar al paciente si cae en una fase depresiva severa

Clasificación del trastorno bipolar

Se clasifica en tres tipos: Bipolar I, Bipolar II y Ciclotimia y solo pueden ser identificados por el médico o terapeuta tratante a través de los test aplicados. 

Bipolar I: Sufren de al menos un episodio de manía que pudiera ser precedido por episodios depresivos o hipomaníacos, seguidos nuevamente de un proceso maníaco.

Pacientes con clasificación de bipolar II: Son en su mayoría mujeres que sufren de episodios depresivos fuertes de dos semanas o más, acompañados de episodios hipomaníacos que duran de tres a cuatro días.

Ciclotimia: Los pacientes sufren de episodios cortos tanto de hipomanía como de depresión y son de menor gravedad que los presentados por pacientes con trastorno bipolar I y II. Estos episodios son muy frecuentes y los periodos de estabilidad anímica son menos, de uno o dos meses al año.   cambios de ánimo y depresión

Viviendo con el trastorno bipolar

Lo primero que debe hacer la persona es acudir al médico al presentar frecuentes cambios de humor. No tenga pena ni miedo, el trastorno bipolar es una enfermedad con múltiples tratamientos y solo los terapeutas y especialistas sanitarios pueden validar y tratar esta afección mental, indicar el medicamento adecuado y la respectiva dosis diaria, que se irá ajustando o no, dependiendo de la reacción al medicamento.

Lo siguiente que se debe hacer, es ser abierto sobre su condición médica e informar tanto en el trabajo como a familiares y amigos. Buscar el momento adecuado para decirlo siempre será un dilema, en especial cuando se trata de relaciones amorosas, ya que esta es una enfermedad que impacta el entorno social del paciente.

 Considere la posibilidad de compartir estos datos para ayudar a su pareja a comprender mejor la enfermedad: Cuándo le fue diagnosticado el trastorno bipolar; qué esperar durante sus fases depresivas y maníacas; cómo tratar su estados de ánimo y cómo le puede ayudar en estos casos.

Una de las mejores maneras de apoyar y hacer que una relación sea exitosa es seguir con el tratamiento. Este ayuda a reducir los síntomas y a disminuir la gravedad de los cambios de humor. Con estos aspectos del trastorno bajo control, puedes concentrarte más en tu relación.

terapias de grupo

Controlar la enfermedad por varias vías

Para controlar mejor el trastorno bipolar se puede acudir a varios profesionales a la vez para sobrellevar los cambios de humor y hacer frente a los síntomas. Puedes acudir al médico de cabecera para hablar del problema, también consultar a un psiquiatra y a un psicólogo.  

También se puede  buscar una comunidad o grupo de apoyo que esté dirigida por un terapeuta certificado. Asistir a estos grupos en el que participen personas que vivan con este trastorno, permite compartir los desafíos comunes de vivir con esta condición y así,  procurarse la ayuda entre similares.

Tratamientos para el trastorno bipolar

Existe una gran variedad tratamientos disponibles que pueden ayudar a controlar el trastorno bipolar. Siempre se debe consultar con el médico antes de iniciar cualquier tratamiento con medicamentos. 

Los medicamentos autorizados para tratar el trastorno son los siguientes:

  • Antidepresivos-antipsicóticos, como la fluoxetina-olanzapina
  • Antipsicóticos, como la olanzapina
  • Estabilizadores del estado de ánimo, como el litio 
  • Medicamento contra la ansiedad como benzodiacepinas

Los nombres comerciales de estos medicamentos van a variar dependiendo de los laboratorios o casa farmaceúticas.

Los tratamientos de psicoterapia recomendados pueden incluir la terapia cognitiva conductual que es básicamente una terapia conversacional. El paciente y terapeuta hablan de las distintas maneras de controlar el trastorno bipolar. Este profesional le orientará para entender mejor los patrones de pensamiento. De igual manera ayudan a  establecer estrategias positivas para sobrellevar los episodios maníacos y depresivos.

Dentro de la gama de tratamientos de psicoterapia, también encontramos la psicoeducación y la terapia de ritmo interpersonal y social (IPSRT). El primero es un tipo de asesoramiento y ayuda al paciente, su círculo familiar y de amistades a comprender el trastorno y cómo manejarlo entre todos los involucrados. 

Mientras que la psicoeducación se enfoca en regular los hábitos cotidianos del paciente como dormir, comer, hacer ejercicio, entre otras rutinas diarias. Al equilibrar estos aspectos básicos de la vida diaria puede ayudar al paciente la afección mental.

Otras opciones de tratamiento pueden incluir la terapia electroconvulsiva (ECT), acupuntura, suplementos alimenticios como aminoácidos, vitaminas y minerales, medicamentos para el sueño, entre otros productos naturales como aceite de pescado y otras hierbas que pueden ser útiles para el trastorno bipolar. 

No obstante, es importante no utilizar estas alternativas sin antes consultar con el médico tratante, ya que tales tratamientos podrían interferir con los medicamentos prescritos.

Otros artículos

Comentarios

Popular