Levitación magnética para descubrir drogas

Relacionado

Para las fuerzas del orden, «atrapar» una droga no es tan fácil como se podría pensar. La mayoría de las drogas que se venden no son puras, sino que son el resultado de una mezcla de diferentes componentes, de los cuales sólo unos pocos son realmente ilegales: ser capaz de identificarlos es crucial para que la ley siga su curso. Un punto de inflexión podría venir de la invención de Christoffer Abrahamsson, un químico de la Universidad de Harvard que creó un instrumento que utiliza la levitación magnética para separar una mezcla de sustancias en sus componentes, facilitando su identificación.

Fácil y barato

El instrumento tiene el tamaño de un termo y, según Abrahamsson, su construcción cuesta unos 200 dólares. Para que funcione necesita ser llenado con un líquido magnético, es decir, un líquido que se polariza en presencia de un campo magnético. El (presunto) fármaco a analizar se sumerge en el líquido, que es entonces estimulado por dos imanes colocados en sus dos polos: su presencia provoca la reacción del líquido, que a su vez empuja las partículas en suspensión hacia el centro del objeto.

Diferentes densidades

Es en este punto donde entra en juego el diferente tamaño de las partículas implicadas, que tienden a agregarse y a permanecer en suspensión a diferentes alturas (las que tienen la misma densidad del líquido flotan en el centro del instrumento, las más densas van a la profundidad, las menos densas flotan hacia la superficie): comparando los resultados con los valores de densidad conocidos de las drogas, se puede establecer la composición exacta de la sustancia.

Y no sólo eso: si algunas partículas caen en un rango que no corresponde a ninguna sustancia conocida, esto podría significar que se trata de una nueva droga sintética que acaba de llegar al mercado y que es esencial identificar lo antes posible.

Otros artículos

Comentarios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Popular