OMS evalúa exhaustivamente el 5G y los posibles riesgos para la salud

Relacionado

Ante el aumento de estaciones de base instaladas, muchos se preguntan si el 5G es nocivo para la salud, aunque hasta los momentos, hacen falta más investigaciones. 

Aunque muchos aplauden el alcance de las conexiones inalámbricas, algunos sectores han manifestado su preocupación al señalar que exponerse a este tipo de tecnología es peligroso porque pudiera ocasionar efectos no deseados en el organismo.

Lo cierto es que, hasta ahora se han fijado más de 1,4 millones de estaciones a nivel mundial, cifra que tiende a ir en ascenso, reduciendo al máximo la brecha comunicacional. De este modo, se aprecia una clara división entre los que están motivados con el 5G y sus detractores, quienes aseguran que son más los riesgos para el bienestar colectivo.

¿Qué hace el 5G?

Las telecomunicaciones de quinta generación (5G) comenzaron a implantarse a finales del año 2018 y gradualmente fueron ampliando su radio de acción en diferentes países. Los analistas informáticos comentan que aparte de optimizar la velocidad, permite que las redes cumplan con las exigencias comunicacionales de una era, donde la conectividad es tan esencial por la cantidad de dispositivos que están activos en busca de rapidez y latencia, todo bajo un costo razonable.

En síntesis, son 8 los requerimientos de la tecnología 5G, entre los que se puede mencionar: tasa de datos de 10 Gbps –superior a la red 4G-, un milisegundo de latencia, una banda ancha veloz por unidad de área, cobertura del 100 por ciento, reducción del consumo energético, capacidad para conectar 100 dispositivos más por unidad de área, amplia disponibilidad y durabilidad en cuanto a la batería de los equipos de potencia baja.

En pocas palabras, significa que los usuarios verán reducidos los tiempos de espera para acceder a la información. Esto no solo se limita a Internet, pues más objetos se suman al uso de la red, como por ejemplo, los vehículos, los electrodomésticos y algunas herramientas quirúrgicas (para poner en práctica la telecirugía).

tecnología 5G
Con el gran número de estaciones de base en todo el mundo, muchos se preguntan si el 5G es peligroso para la salud.

Campos electromagnéticos y salud pública

En el 2006, la Organización Mundial de la Salud (OMS), publicó un artículo sobre la influencia de los campos electromagnéticos en la salud pública. Al respecto, señaló que las investigaciones realizadas no lograron demostrar ningún peligro en específico, ocasionado por las distintas modulaciones de RF.

Desde entonces, el asunto quedó en el olvido, pero, “teniendo en cuenta los muy bajos niveles de exposición y los resultados de investigaciones reunidos hasta el momento, no hay ninguna prueba científica convincente de que las débiles señales de RF procedentes de las estaciones de base y de las redes inalámbricas tengan efectos adversos en la salud“, subrayó la OMS.

Y paulatinamente, en febrero de este año, el organismo rector de la salud volvió a pronunciarse, publicando un documento denominado “Salud y redes móviles 5G”. En efecto, mantuvo su posición al corroborar que “después de muchas investigaciones, no se ha relacionado ningún efecto adverso para la salud con la exposición a tecnologías inalámbricas“.

Pese a ello, no subestiman la opinión de quienes se oponen al 5G, de modo que se están enfocando en evaluar exhaustivamente los posibles riesgos que implica la activación de estas radio frecuencias en todos sus rangos, incluido este último, cuyos resultados estiman publicar en el año 2022.

Tecnología inalámbrica

Cabe resaltar que por radiofrecuencia (RF), se entiende un tipo de señal que genera la tecnología inalámbrica, sustentada en una extensa red con antenas fijas, también denominadas estaciones de base, que son las responsables de la transmisión de datos e información.

En todo el mundo, se contabilizan un poco más de 1,4 millones de estaciones, las cuales continúan expandiéndose con la puesta en marcha de tecnologías de última generación, que llegaron para transformar la sociedad y hacer la vida mucho más práctica.

5G y los estudios de la OMG
La OMS publicará en el 2022 un informe detallado sobre los efectos del 5G, aunque manifiesta que no es peligroso porque la red de frecuencia es baja.

Sistemas antiguos

Para Rubén Moreno, especialista en tecnologías inalámbricas, es acertado el enfoque sobre el tema que tiene la OMS. Está de acuerdo al señalar que, pese a que se han hecho muchos estudios sobre los daños que podría ocasionar la tecnología 5G, ninguno ha demostrado cabalmente que en efecto, atentan contra la salud. 

Al aportar una definición del 5G, el experto recalca que consiste en la transmisión de datos, mediante ondas radiales. En algunas regiones europeas, por ejemplo, se han tenido que realizar una serie de ajustes para adaptar las antenas de televisión y sustituir las frecuencias de radio (TDT) por las 5G. Así, subraya que durante 60 años, se han utilizado de manera intensiva estas frecuencias y no ha habido novedades en cuanto a la salud de la colectividad que a diario, se ve expuesta a la red. 

Ante la inquietud de la población, las compañías abocadas a la instalación de 5G aseguran que no tienen de qué preocuparse, puesto que hasta ahora, no hay evidencias científicas que corroboren tal afirmación sobre efectos adversos. En este sentido, voceros de las compañías Telefónicas, expresaron que las frecuencias que utiliza el 5G forman parte del espectro radioeléctrico que durante muchos años, ha sido sometido a múltiples investigaciones, que incluyen el uso de telefonía móvil y demás servicios inalámbricos. 

La posición de la compañía Vodafone, es similar, al manifestar que por décadas se ha evaluado la frecuencia 5G y esta no resulta peligrosa si se apega a la normativa internacional y a las orientaciones de la Comisión Internacional Sobre Protección contra Radiaciones no Ionizantes (ICNIRP).

Regulaciones

Desde que se amplificó la exposición a las redes inalámbricas, algunos organismos como la ICNIRP tienen clara la normativa destinada a regular las emisiones electromagnéticas 5G, aunque también monitorea otras frecuencias, según las directrices emitidas por la Unión Europea y por la OMS. De esta manera, se establecen unos límites de exposición que deben cumplirse, apegados a un margen de seguridad, a fin de proteger a la población.

¿Qué país tiene 5G?

A nivel comercial, los primeros países en implantar oficialmente la tecnología 5G, desde abril del 2019, fueron: Corea del Sur, Suiza, Emiratos Árabes, Finlandia, Reino Unido, España, Italia, Alemania, Japón, Irlanda, China, Rumanía, Suecia y Estados Unidos. En lo que respecta al 2020, en enero el espectro se activó en Canadá, en Austria, seguido de Tailandia y de Bélgica. 

Previo a ello, se efectuaron algunas pruebas piloto trabajando en conjunto con las operadoras de telefonía móvil, a fin de ampliar el servicio y la cobertura en la región europea. En las ciudades con mayor densidad poblacional se instalaron las primeras estaciones base, al tiempo que se promocionaron nuevos equipos móviles como el Samsung Galaxy S10 5G.

tecnología 5G
Expertos señalan que durante años se han utilizado las mismas frecuencias del espectro electromagnético, sin mayor novedad en cuanto a la salud.

Avances en Latinoamérica

América Latina aún está en periodo de prueba, pero México, Brasil, Chile, Ecuador y Perú le han sacado provecho a su potencial, amplificando la capacidad de banda ancha. Particularmente, en el caso de México, se estima que se pueda utilizar 5G a cabalidad en el 2021, según estimaciones de compañías como Telcel, con apoyo de Telmex y AT&T.

En definitiva, esta red potente de nueva generación es esperada con ansias, considerando que de cada 5 mexicanos, al menos 1 se conecta vía 3G, así que continúan en la fase piloto, previa al despliegue, con miras a convertirse en uno de los primeros países latinoamericanos en afianzarla en el mercado.

De acuerdo con representantes de Telecomunicaciones para IDC México, desde el 2019, se han intensificado las pruebas al despedirse de la red 2G, dando así un gran paso, ampliando su capacidad 4G, aliviando el tráfico de conexión y aclarando los mitos que se han suscitado en torno al uso de la nueva tecnología.

Efectos negativos de la 5G

Son precisamente los movimientos ecológicos los detractores de la red 5G. A su juicio, es necesario que las autoridades regulen el despliegue apresurado de redes sin tener en cuenta el impacto sanitario y ambiental. En su portal web, “Ecologistas en Acción” considera que se debe asumir la realidad con mucha cautela, ya que muchas tecnologías inalámbricas son cancerígenas.

Parte de los temores se infundan en que el uso de las señales móviles es carcinógeno, por lo que la Agencia Internacional para la Investigación de Cáncer (IARC) trabaja mancomunadamente con la OMS para clasificar las frecuencias de radio y su impacto en la humanidad. Hasta ahora, sólo se han enfocado en los efectos térmicos.

Y es que más allá de esto, otros estudios académicos vinculan la red 5G con la aparición de trastornos neurológicos, estrés oxidativo, tumores cerebrales, dolencias físicas, problemas de fertilidad, alteraciones en el patrón del sueño, fallas de memoria, debilidades en el aprendizaje, cambios de comportamiento, enfermedades cardíacas e hipertensión arterial. 

Es perfectamente comprensible que haya desconfianza cuando el mundo se ha visto sacudido por el COVID-19. Las grandes compañías apostaron al invertir en tecnología para reactivar la dinámica económica, sin analizar con detenimiento el hecho de que el ambiente puede estar comprometido, al igual que la seguridad de la información en la red 5G.

tecnología 5G es peligrosa
Movimientos ecológicos rechazan la implantación de tecnología 5G, alegando que es altamente perjudicial para el ambiente y la salud.

Falta de consenso científico

La evidencia aún no es concluyente, debido a que hay otros factores de riesgo que sí son responsables, en mayor medida, de la propagación del cáncer, como el consumo de carne procesada o las bebidas alcohólicas. Quizás, el Departamento de Salud de Estados Unidos sentó un precedente en el 2018, cuando reveló los resultados de un estudio, en que a roedores expuestos a altas dosis de radiación, por frecuencias de radio, se les detectó una variante del cáncer con tumores en el corazón. Durante 9 horas diarias, los animales estuvieron expuestos a teléfonos móviles.

No obstante, los científicos hacen énfasis en que no se pueden establecer comparaciones directas con los humanos, ni siquiera en los usuarios intensos. Así que, las relaciones causales aún están bajo la lupa de los investigadores, hasta que los hallazgos sean convincentes. 

El físico David Robert, dedicado a investigar los orígenes del cáncer, subrayó que las ondas de radio empleadas por la telefonía móvil no tienen suficiente energía como para alterar el ADN de las personas. Las salvedades están sujetas al uso prolongado de los teléfonos celulares.

Similar a un microondas, la tecnología 5G se extiende pero no es perjudicial porque se mantiene en niveles más bajos. En contraparte, otro equipo de científicos y médicos especialistas elaboró un documento para exigirle a la Unión Europea que detenga de inmediato el lanzamiento amplificado 5G. 

Lo cierto es que, al optimizar las comunicaciones en todo el mundo, la quinta generación de teléfonos móviles promete, mientras la comunidad científica asume serios retos al desarrollar una tecnología de objetos destinados a mejorar al instante la calidad de vida, sin atentar contra la salud.

Otros artículos

Comentarios

Popular