Surimi: Descubre de Dónde Viene y Cómo se Hace

Surimi, palitos de cangrejo con arroz

El surimi es un producto alimenticio elaborado a base de pescado blanco finamente picado, molido y procesado hasta obtener una pasta homogénea. A pesar de su apariencia y sabor similares a la carne de cangrejo o langostino, el surimi no contiene ninguno de estos mariscos.

El origen del surimi se remonta al Japón del siglo XII, donde los pescadores buscaban formas de aprovechar los excedentes de pescado que no podían vender. Mediante el lavado y picado de la carne, lograban conservarla por más tiempo. Hoy en día, el surimi se ha popularizado en todo el mundo como un ingrediente versátil y económico.

Anatomía del surimi: pescados utilizados

Para elaborar surimi se emplean diversas especies de pescado blanco de carne magra, firme y con bajo contenido en grasa. Algunas de las más utilizadas son el abadejo de Alaska, la merluza del Pacífico, el pez de hielo y la polaca de Alaska. La elección del pescado depende de su disponibilidad, precio y características organolépticas.

Del pescado se aprovecha fundamentalmente el músculo blanco, descartando la piel, las espinas, la cabeza y las vísceras. Esta carne se somete a un minucioso proceso para eliminar al máximo las impurezas y obtener una pasta pura y uniforme que servirá de base para el surimi.

Bacalao para surimis
Pexels

El proceso de elaboración del surimi

La transformación del pescado en surimi consta de varias etapas:

  1. Limpieza y preparación del pescado: Primero, el pescado se limpia, se eviscera y se desmenuza mecánicamente hasta obtener una pulpa.
  2. Lavado de la pulpa: Esta pulpa se somete a sucesivos lavados con agua fría para eliminar la grasa, la sangre y las proteínas solubles que podrían alterar el sabor y la textura final.
  3. Prensado y refinado: Tras el lavado, la pulpa se prensa para retirar el exceso de agua y se refina hasta lograr una textura suave y homogénea.
  4. Adición de ingredientes: En este punto se añaden ingredientes como almidón, azúcar, sal y aditivos que mejoran la conservación y el sabor.
  5. Moldeado y cocción: La mezcla se moldea en forma de cilindros o láminas y se cuece al vapor para que gelifique.
  6. Corte y envasado: Finalmente, se corta en bastoncitos, se pinta y se envasa.

De esta forma, siguiendo este proceso de elaboración paso a paso, se obtiene el surimi a partir del pescado. Los sucesivos lavados y el refinado son claves para lograr la textura y sabor característicos de este producto.

Propiedades nutricionales: pros y contras

El surimi es un alimento rico en proteínas de alto valor biológico, pero su contenido es menor que el del pescado fresco debido a las pérdidas durante el procesado. También aporta menos vitaminas y minerales que el pescado entero, ya que estos se concentran en las partes que se descartan, como la piel y las vísceras.

Por otro lado, el surimi contiene almidones y azúcares añadidos que aumentan su aporte calórico respecto al pescado magro. Algunos fabricantes también emplean aditivos como el glutamato monosódico para potenciar el sabor, lo cual puede ser un inconveniente para personas sensibles. En general, se recomienda consumir surimi con moderación como parte de una dieta equilibrada.

Propiedades nutricionales: pros y contras
Pexels

Usos culinarios: más allá del sushi

Aunque el surimi es conocido principalmente como ingrediente del sushi, lo cierto es que sus posibilidades gastronómicas son mucho más amplias. Se puede emplear en ensaladas, sopas, guisos, pastas, pizzas, tortillas, canapés y un sinfín de recetas tanto frías como calientes. Su sabor neutro y su textura firme lo hacen muy versátil.

A la hora de comprar surimi, conviene elegir marcas de calidad y fijarse en la lista de ingredientes. Los mejores surimis son aquellos que tienen un alto porcentaje de pescado y una menor cantidad de aditivos. También es importante respetar la cadena de frío y consumirlo antes de la fecha de caducidad para evitar riesgos microbiológicos.

Impacto ambiental de la industria del surimi

La creciente demanda mundial de surimi ha provocado la sobreexplotación de algunas especies de pescado, como el abadejo de Alaska. Esto supone una amenaza para la biodiversidad marina y la sostenibilidad de los ecosistemas acuáticos. Además, el procesado del surimi genera grandes volúmenes de aguas residuales con alta carga orgánica.

Para mitigar estos impactos, algunas empresas están apostando por prácticas de pesca más selectivas y sostenibles, como el uso de redes de arrastre con dispositivos de escape para reducir las capturas incidentales. También se están desarrollando sistemas de depuración y reutilización de las aguas de lavado del surimi. Otra alternativa es elaborar surimi a partir de subproductos de la industria pesquera.

origen marino del surimi

Presente y futuro del surimi en México

México es uno de los principales países productores y consumidores de surimi en Latinoamérica. Según datos de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), en 2020 se produjeron más de 50.000 toneladas de surimi en el país, destinadas tanto al mercado interno como a la exportación.

Grandes compañías como Grupo Neptuno, Pescanova y Negocios Industriales Real están apostando por diversificar y mejorar su oferta de productos derivados del surimi, con nuevos sabores, formatos y presentaciones. También están invirtiendo en tecnología para optimizar los procesos productivos y reducir el impacto ambiental. El reto es seguir innovando para satisfacer las demandas de los consumidores y consolidar a México como referente mundial en el sector del surimi.

Conclusión: el surimi, un mar de posibilidades

El surimi ha demostrado ser mucho más que un simple sucedáneo de la carne de cangrejo. Se trata de un producto con una larga historia, un elaborado proceso de fabricación y un gran potencial culinario. Aunque su valor nutricional es inferior al del pescado fresco y su consumo excesivo puede tener algunos inconvenientes, el surimi puede ser una opción interesante para añadir variedad y proteínas a nuestra dieta.

No obstante, es importante ser conscientes del impacto ambiental que genera la industria del surimi y apostar por empresas comprometidas con la sostenibilidad y la innovación. Como consumidores, tenemos la responsabilidad de informarnos, elegir marcas de calidad y consumir surimi con moderación. Solo así podremos disfrutar de este versátil alimento sin poner en riesgo los ecosistemas marinos.