Un viaje por la Moda Sostenible en México: Descubriendo un Mundo de Creatividad, Conciencia y Estilo

Image

Para quienes desconocen el término, la moda sostenible es una tendencia en ascenso que apuesta por reducir el impacto medioambiental y fomentar prácticas éticas y sociales en la producción de prendas y accesorios. Reconociendo el rol fundamental que las industrias de ropa y calzado tienen en nuestros hábitos de consumo, la moda sostenible en México ha comenzado a tejer su propia identidad, combinando innovación, tradición y sustentabilidad. Comencemos este viaje por el mundo de la moda sostenible en nuestro país.

En búsqueda de un cambio: el nacimiento de la moda sostenible en México

México no es ajeno a la tendencia mundial de la moda sustentable, y varios diseñadores y marcas han surgido para cambiar la forma en que consumimos la moda. Con el 80% de los textiles desechados terminando en tiraderos de basura, y sólo el 20% siendo reutilizado o reciclado, era necesario generar una acción frente a esta problemática.

En nuestro país, podemos encontrar un abanico de marcas y diseñadores comprometidos con el cambio, trabajando con iniciativas que enriquecen nuestro entendimiento del término “moda sostenible”. Estas marcas adoptan conceptos como upcycling, segunda mano, reparación, trato justo y cero desperdicios, sumando valor y ética a sus productos y comunicándose directamente con sus consumidores a través cuentas en Instagram.

Marcas mexicanas orgullosamente sostenibles

En esta búsqueda de la sustentabilidad dentro de la moda mexicana, encontramos marcas como reBonita, Last Forever Market, No Worries y Paca de Paco. Estas empresas plantean nuevas formas de vestir y repensar la moda desde una perspectiva ecológica, social y cultural.

Por ejemplo, las marcas Diosa Mar y Amor & Rosas exploran técnicas de bordado mexicano y la colaboración con artesanos de distintas regiones del país. Ambas, además, experimentan con tejidos sostenibles como textiles elaborados a partir de plásticos recuperados y licras recicladas o utilizando el cáñamo y algodón reciclado en sus productos. En otro espectro de creación, Caralarga apuesta por la producción de joyería e indumentaria elaborada con materiales crudos de la naturaleza y desperdicio textil.

Textiles y materiales innovadores

Un punto interesante dentro de la moda sostenible es la búsqueda constante de nuevos textiles y materiales que respeten el medio ambiente. En México, hemos visto innovaciones como el uso de la fibra de plátano, la fibra de piña y la piel sintética hecha a base de nopal.

¿Y qué sucede con los hongos? Pues, sorprendentemente, el micelio, la parte vegetativa de los hongos, también está siendo utilizado como fibra en la elaboración de textiles. Otro material interesante es el ECONYL, fabricado por Aquafil, que utiliza desechos de nylon como materia prima.

Una propuesta de estilo y responsabilidad

Marcas como Cöko, Bamboo Life y Elementa nos demuestran que la moda sostenible no se limita a una estética específica, sino que busca ofrecer prendas versátiles y básicas para distintos gustos y necesidades. En el caso de Carla Fernández, Alejandra Raw y Oni Original, comprobamos cómo la creatividad y compromiso social pueden hacer una combinación excepcional en el desarrollo de productos sostenibles y vanguardistas.

Vale la pena resaltar el papel de algunas marcas que abogan por una convivencia armónica con el medio ambiente a través de la moda. Entre ellas, encontramos a Kaluna Sustainable Apparel, Selvaggi Swimwear, Someone Somewhere y Hemlock, quienes se enfocan en la conservación de recursos nacionales o en la utilización de materiales ecológicos y libres de tóxicos, como nylon regenerado, redes de pesca recolectadas de los océanos, fibras de PET reciclado y algas marinas.

La importancia de dar el paso: elevar la conciencia y unirse a la moda sostenible en México

Como era de esperarse, la moda sostenible en México es un fenómeno en pleno crecimiento que, poco a poco, conquista el corazón de cada vez más consumidores. No sólo se trata de cambiar de marcas o de comprar menos, sino de adoptar un enfoque consciente sobre lo que vestimos y cómo lo vestimos.

México es un país rico en tradiciones y con un sinfín de talentos que esperan ser descubiertos. Al apoyar a estas marcas y creadores que se esfuerzan por hacer del mundo un lugar más sostenible y próspero, estamos impulsando la economía local y haciéndonos conscientes de nuestros hábitos de compra. Entonces, ¿por qué no dar el paso y comenzar a sumar conciencia en un mundo lleno de moda sostenible?